FRASA ocultó a la CHG los daños de la mina Cobre las Cruces

La empresa FRASA ocultó a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), durante más de 18 meses, los graves daños al acuífero que estaba produciendo la mina de las Cruces.

Su presidente, Fernández Rubio, como Hidrogeólogo residente de la mina, estaba expresamente obligado a informar a la CHG, y no lo hizo.

Estas conclusiones se extraen de los más de 1.500 folios de los que constan los autos de las Diligencias Previas que se siguen en el Juzgado 19 contra Cobre Las Cruces por contaminación con arsénico del acuífero Niebla-Posadas, del que bebía entonces la ciudad de Gerena.

Una de las principales condiciones impuestas a Cobre Las Cruces (CLC) para poder instalar su sistema de drenaje-reinyección (SDR) del acuífero Niebla-Posadas, consiste en establecer la figura de un Hidrogeólogo Residente (HR). Esta figura se introduce dada la indudable complejidad técnica del proyecto, y según la autorización del SDR, el Hidrogeólogo Residente es responsable del autocontrol de las operaciones, garantiza el cumplimiento de la autorización y del proyecto de CLC, y tiene que comunicar inmediatamente a la Administración las desviaciones que se produzcan, tanto en las instalaciones como en las actividades. En definitiva, el Hidrogeólogo Residente debía ser los ojos de la CHG dentro de las Cruces.

En mayo de 2005, Cobre Las Cruces designó a la empresa FRASA como Hidrogeólogo Residente, y su presidente Fernández Rubio, aceptó expresamente esas condiciones. FRASA es el principal redactor del proyecto del SDR y del Estudio Ambiental de Las Cruces, y está vinculada por contrato a CLC, al menos desde el año 2000. Por tanto, es evidente que su designación como HR no garantizaba la necesaria independencia para realizar sus funciones ante la Administración.
Y así ocurrió. Según se desprende de un informe de la CHG de abril de 2008, el sistema, diseñado por la propia FRASA, comenzó a fallar desde su puesta en funcionamiento en julio de 2006. Desde los primeros meses los pozos de la finca Matahijas, colindante al recinto minero por el Este, se convirtieron en artesianos, con surgencias provocadas por niveles piezométricos que alcanzaron los 12 metros por encima del emboquillado del pozo (con un error de 15,14 metros respecto a las previsiones del modelo de FRASA), y en el pozo de la Gravera, situado junto al Rivera de Huelva, cuyo nivel piezométrico subió hasta 50 metros (con un error de 52 metros respecto a sus previsiones), desaguando ingentes cantidades del acuífero a través del río. Igualmente, los caudales previstos de extracción de agua del acuífero sufrieron en el año 2007 desviaciones globales de un -39%, oscilando entre el -41% en algunos sectores hasta el +161% en otros.
El presidente de FRASA, Fernández Rubio, como Hidrogeólogo Residente no informó a la CHG de ninguno de estos tremendos fallos de su propio modelo, hasta un informe de 30 de octubre de 2007. Tampoco informó de las modificaciones que CLC había introducido en el proyecto, ni de que los distintos medidores de caudales, piezometría, etc, de los sondeos estaban sin precintar y sin homologar, lo que facilitaba su posible manipulación.

El 16 de mayo de 2008, la CHG valoró que todos esos fallos del proyecto de Las Cruces diseñado por FRASA han provocado una detracción ilegal de 519.836,31 m3 de agua del acuífero, entre mayo de 2006 y abril de 2008.

Desde junio de 2007, la CHG ha estado requiriendo a Las Cruces que designara una persona física, con presencia continuada en la mina, que desarrolle las labores de Hidrogeólogo Residente. En noviembre de 2007, a propuesta de FRASA y bajo su respaldo y asesoramiento, se designa a una geóloga como Hidrogeóloga Residente. Esta HR es licenciada por la Universidad de Huelva desde el año 2006, y en la fecha de su incorporación como HR cuenta sólo con 6 meses de prácticas como técnica en geología, para hacerse cargo del control hidrogeólogico de un sistema de una complejidad técnica extrema, en la mina a cielo abierto más grande de Europa.

A Ecologistas en Acción le parece evidente que la empresa FRASA, dirigida por Fernández Rubio, ha pretendido ocultar sistemáticamente a la CHG los inadmisables fallos de su modelo de drenaje-reinyección para Las Cruces, convirtiéndose por tanto en supuesto cómplice y colaborador necesario de los graves daños producidos en el acuífero Niebla-Posadas por parte de Las Cruces. Incumplimientos que llevaron finalmente a contaminar en mayo de 2008 con arsénico un acuífero del que bebía entonces la ciudad de Gerena.

Y lo más preocupante es que Cobre Las Cruces, para intentar solventar su estrepitoso fracaso, ha vuelto a confiar a FRASA la elaboración de un mal llamado Plan Global de Gestión de Aguas, que está basado básicamente en el mismo modelo hidrogeológico fracasado y que Ecologistas en Acción analizará pormenorizadamente en una rueda de prensa el próximo lunes 9 de marzo en la ciudad de Sevilla.