Rechazo el PGOU de Roquetas de Mar

Ecologistas en Acción de Almería muestra su rechazo al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para el municipio de Roquetas de Mar, aprobado recientemente por la Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda de la Junta de Andalucía.

El planeamiento municipal pretende desarrollar un modelo de ciudad insostenible. Sigue apostando por un crecimiento urbanístico desmesurado de 240 hectáreas para uso residencial, lo que supone un incremento de 8.947 viviendas. Además del aumento de las viviendas de protección oficial, el desarrollo urbanístico aprobado no parece necesario, en tiempos de crisis económica en el sector inmobiliario y un parque de viviendas construidas en los últimos años todavía sin vender. Se debería de apostar por políticas de viviendas sociales, como un parque publico de vivienda en régimen de alquiler social.

A pesar de que el plan contiene un plan de movilidad urbana y se ha incrementado la servidumbre de protección a 200 metros en el litoral, medidas positivas, el plan carece de un modelo de desarrollo sostenible que garantice la protección de los espacios naturales.

En las Salinas de San Rafael, un lugar rico en valores naturales, con la formación de un humedal surgido por la actividad salinera, donde existen especies protegidas por la Ley de Flora y Fauna de Andalucía, y otras normativas estatales. Gozando de una protección de Hábitat Prioritario, es parte integrante del corredor verde Cañada Real de la Costa. Este humedal ha sido incluido dentro del dominio marítimo terrestre, deslinde que ha generado muchos conflictos. El ayuntamiento de Roquetas de Mar se ha opuesto a este deslinde, defendiendo los intereses especulativos de esa zona. Se debería de incluir este Humedal, dentro de la red de Humedales Andaluces y dotarle de una figura de protección, garantizando así que sus importantes valores naturales sean protegidos y promocionados.

El PGOU también protege todo el sistema montañoso, situado al norte de Aguadulce, este lugar reúne por su paisaje, un lugar con especies endémicas como el caracol Chapa. Aunque el Plan protege la zona de los Acantilados, no hay ninguna medida correctora que pretenda reponer a su estado originario, el desmonte producido para la construcción de una urbanización.

Ecologistas en Acción, miembro de la Plataforma Acantilados SOS, se opuso al desmonte y su estado actual es de total abandono. El PGOU debería de contemplar medidas correctoras destinadas a restaurar el daño ecológico producido.

En el Paraje Natural de Punta-Entinas Sabinar, lugar de transito de aves migratorias, sometida a una importante presión humana, debería establecerse una zona de amortiguación de 200 metros entorno al perímetro de protección, reduciendo los efectos de la agricultura intensiva y la presión urbanística. Garantizándose una servidumbre de protección indispensable.

Ecologistas en Acción reclama otro planeamiento que fomente el desarrollo de una ciudad habitable, respetuosa con el medio ambiente y los espacios naturales. Roquetas de Mar es parte integrante de la red de municipios de Agenda XXI, este plan parece contradecir los objetivos de sostenibilidad establecidos.