Contra el hormigonado del entorno del muelle del Tinto

Ecologistas en Acción de Huelva quiere manifestar a la opinión pública onubense su más rotunda oposición al inicio de las obras que el Puerto de Huelva está llevando a cabo en el espacio marítimo de la ría de Huelva anexo al muelle de Levante y junto al muelle del Tinto, uno de los monumentos arquitectónicos de más valor de la ciudad. Dicha obra va a suponer el hormigonado de toda la primera parte del muelle del Tinto, con lo que sus proporciones y su valor paisajístico van a quedar seriamente afectados.

Lo que el Puerto de Huelva afirma que va a construir en ese espacio es la ampliación del muelle de Levante hasta aproximadamente un kilómetro aguas abajo con el argumento de realizar en aquella zona un paseo marítimo. Sin embargo, lo que en realidad se quiere llevar a cabo es una nueva balsa para rellenar con el dragado de lodos del fondo de la ría, y apoyar la estrategia gubernamental de proporcionar negocio a las empresas de la construcción del modo que sea, en tiempos de crisis del sector inmobiliario.

Las arenas y lodos que de forma natural empiezan a aparecer en aquel tramo de la orilla de la ría, a pesar de la necesaria limpieza de la zona y retirada de la cantidad de residuos, van a desaparecer, y a ser sustituidas por nuevas y grandes superficies de hormigón. ¿Por qué no mirar a la otra orilla, las marismas del Odiel, si queremos recuperar un espacio natural como aquel? ¿Por qué no dejar el paseo ciudadano, al borde de la ría, pero sin tener que invadir nuevamente el espacio marítimo, y los espacios naturales que serían recuperables?

Llama poderosamente la atención que desde el Ayuntamiento de Huelva no se haya elevado ninguna voz en contra de la citada nueva infraestructura constructiva. Tal vez, ni el propio gobierno municipal, ni ninguno de los grupos municipales ha caído en la cuenta del avance sin retorno que puede suponer una nueva ampliación del muelle de Levante en esa zona de la ciudad, y de la posibilidad de que el paseo marítimo para las ciudadanas y ciudadanos de verdad, además de seguir confrontando con la contaminación procedente de las industrias del Polo Químico, podría pasar por recuperar una orilla natural de la ría y un paseo peatonal a su lado, no encima y taponando con lodos tóxicos y hormigón sus arenas y fangos.