Desaconsejan cualquier iniciativa urbanizadora en el monte El Pelayo

La Consejería de Medio Ambiente ha emitido un informe ambiental en el que pide al Ayuntamiento de Cuellar que preserve los valores del Monte El Pelayo y busque otras alternativas de desarrollo industrial, pues “el valor natural y la fragilidad de toda la unidad desaconseja cualquier iniciativa urbanizadora”.

El Documento de Referencia Ambiental para la Evaluación Ambiental de las Normas Urbanísticas de Cuellar, publicado en el BOCyL del 18 de marzo de 2009, da al traste con las pretensiones de la empresa “Aserraderos de Cuellar, S.A.”, del grupo Efanor Investimentos, SGPS, S.A., que pretendía la reclasificación urbanística de 26 hectáreas de pinar maduro, adquiridos mediante permuta a la Comunidad de Villa y Tierra Antigua de Cuellar hace unos diez años, que fueron posteriormente descatalogados como Monte de Utilidad Pública en 2005 por la Consejería de Medio Ambiente.

El Ayuntamiento de Cuellar había aprobado inicialmente en junio de 2008 un convenio urbanístico con la empresa, que aseguraba a ésta la reclasificación del suelo, catalogado legalmente como rústico protegido, a suelo urbanizable industrial, con una edificabilidad de 130.000 m2 construidos, en pleno pinar del Monte El Pelayo, lo que hubiera supuesto la destrucción de una gran masa forestal y la degradación de toda la zona.

Diversas organizaciones de defensa ambiental, entre ellas Ecologistas en Acción de Segovia, habían solicitado al ayuntamiento de Cuellar que abandonara su pretensión de ubicar en este enclave un polígono industrial, argumentando que su naturaleza forestal y su alto valor ecológico, requerían que se mantuviese su calificación como suelo rústico.

La operación que se pretendía llevar a cabo en el monte “El Pelayo” guarda ciertas similitudes con la planteada en Las Navas del Marqués (Ávila), cuyo ayuntamiento firmó un convenio que permitía urbanizar un monte de elevado valor ecológico, ignorando los valores del espacio natural.