Se reúne la Comisión de Agua de Doñana

La Comisión del Agua de Doñana se reúne mañana para tratar sobre los vertidos con metales pesados de Las Cruces, la turbidez y salinidad del Guadalquivir y la situación del acuífero.

En relación a la situación del acuífero de Doñana, Ecologistas en Acción va a solicitar la elaboración de una ficha de actuaciones en aguas subterráneas que de continuidad al Doñana 2005 que ponga fin a la sobreexplotación del acuífero.

La sobreexplotación se viene produciendo en torno a los pozos de abastecimiento a Matalascañas, la zona agrícola al norte del Rocío y los arrozales de aguas subterráneas de los Hatos de Aznalcázar, zonas que siguen siendo los puntos más problemáticos de sobreexplotación, 17 años después del informe de expertos del 92.

Respecto al vertido de Las Cruces, a propuesta del Director de la Estación Biológica de Doñana, el Consejo de Participación acordó en septiembre de 2008:

Tratar en la Comisión del Agua, en relación con la Mina Cobre Las Cruces la posibilidad técnica de reutilización del reciclaje de aguas utilizadas por la mina. Y, si es técnicamente posible, recomendar a la Junta de Andalucía la no autorización de los vertidos al río Guadalquivir.

Sin embargo, el Consejo desestimó la solicitud de los grupos ecologistas para que se paralizara cautelarmente el vertido. Así las cosas, la empresa Cobre Las Cruces (CLC) comunicó el 24 de octubre de 2008 a la Delegada de Sevilla de Medio Ambiente, Pilar Pérez, el inicio del vertido. La autorización de vertido otorgada por la Junta permite a CLC un vertido continuo al Estuario del Guadalquivir, durante 15 años, de aguas residuales industriales con contenido en metales pesados como arsénico, cadmio, mercurio, plomo, zinc y níquel.

Ecologistas en Acción va a solicitar que la Comisión del Agua de Doñana recabe datos de las administraciones competentes, sobre la posible relación entre el vertido de Las Cruces y la reciente prohibición de captura de ostiones y coquinas en la costa cercana a la desembocadura del Guadalquivir en Sanlúcar, decretada por la Consejería de Pesca tras detectar contaminación por metales pesados.

En relación con la turbidez y salinidad del Guadalquivir, en el pasado mes de enero, la Consejería de Medio Ambiente emitió un comunicado indicando que el comité de expertos creado para estudiar esos efectos, había dictaminado que se debía a “causas naturales”. Pero hasta la fecha no se ha hecho público ningún informe de expertos que justifique esa conclusión. En ese mismo comunicado anunció la creación de una Comisión Interadministrativa, formada por Consejerías de la Junta , los ayuntamientos afectados y representantes de regantes, arroceros, y acuicultores, encargada de gestionar el Estuario del Guadalquivir, que aún no se ha reunido y en la que no hay representación ecologista . Por último la Consejería proclamó su compromiso de mantener un control exhaustivo de cualquier uso que se haga del río.

Ecologistas en Acción exige a la Consejería de Medio Ambiente que facilite en la Comisión del Agua de mañana:

* todos aquellos informes técnicos que se hayan realizado en relación con las causas que han provocado el aumento de la turbidez y salinidad del Guadalquivir desde hace más de un año.

* todos los informes y controles analíticos que se hayan realizado respecto a los vertidos de la Mina de Las Cruces en La Algaba.

* todos los informes sobre la situación actual del acuífero de Doñana.




Visitantes conectados: 275