Los procesos de exposición pública pura mentira

Cuando todavía está caliente el informe favorable para la reactivación de la Mina las Cruces por parte de la Agencia Andaluza del Agua sin haber finalizado el plazo de exposición publica del proyecto ni el periodo de alegaciones, la Delegación de Medio Ambiente de la Provincia de Sevilla acaba de resolver favorablemente la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la cantera Los Colonos en Algámitas, sin tener en cuenta las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción en plazo y forma, e informando falsamente a través de la propia DIA, que no han recibido alegaciones de ningún tipo al proyecto.

Está más que claro que la Junta quiere anular la opinión de Ecologistas en Acción, que cree en los procesos consultivos, que trabaja para participar en ellos, pero que es contraria a la autorización de proyectos que van a castigar nuestro dañado y cada vez más escaso patrimonio natural.

En las alegaciones presentadas para la cantera de Algámitas, reclamábamos a la Delegada Provincial, Pilar Pérez, medidas para la protección y conservación de una especie sensible como es el abejaruco, que cuenta con una colonia importante en la zona afectada por la cantera, que va a ser eliminada sin que lo impida la autorización ambiental de Pilar Pérez, incumpliéndo la Ley de flora y fauna silvestre.

Igualmente exigíamos medidas de protección para reptiles, anfibios y para algunos mamíferos que se reproducen bajo tierra presentes en la zona según el estudio presentado por el promotor, que también serán eliminados durante los movimientos de tierra y las voladuras.

Ninguna de estas medidas, ni otras que se le parezcan, están contempladas en la resolución ambiental, buen ejemplo del quehacer diario en los procedimientos de tramitación por parte del Secretario Provincial Sr, Salvador Camacho y de la filosofía imperante para con el cuidado y respeto hacia el medio ambiente de la propia delegada y su equipo más próximo. Ecologistas en Acción quiere explicar a la ciudadanía la existencia, instalada en las administraciones medioambientales, de una burocracia más preocupada de sus propios intereses laborales y personales que por la defensa y cuidado de nuestro patrimonio natural, función para la que en teoría les son retribuidas mensualmente los importes de sus nóminas.

Como último ejemplo queremos destacar la dejación de funciones de la Delegada Pilar Pérez, que se niega a publicar en Boletín Oficial, desde hace más de tres años, una Declaración de Impacto Ambiental negativa que impide la apertura de otra cantera en un monte público de Morón de la Frontera. La no publicación de dicha DIA negativa puede conllevar la pérdida de validez de la misma, en beneficio del promotor y en perjuicio de un monte público que gestiona ambientalmente la propia Consejería de Medio Ambiente.