Cinco pueblos más contra el uranio

Canales de Molina, Aragoncillo, Rillo de Gallo, Herrería y Cobeta, se sumán a Selas y Anquela del Ducado contra la explotación de uranio en el Señorío de Molina.

Ya suman más de la mitad los municipios afectados por los proyectos de investigación de uranio en la Sierra de Aragoncillo. Villel de Mesa y Establés también tratarán el asunto en sus respectivos plenos.

Ecologistas en Acción ha recibido con satisfacción la decisión de los municipios de de Canales de Molina (Corduente), Aragoncillo (Corduente), Rillo de Gallo, Herrería y Cobeta, que se suman a Anquela del Ducado y Selas (nacimiento del Río Mesa) de oponerse a la realización de cualquier trabajo relacionado con el uranio, y remitir un escrito desde sus Ayuntamientos a la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente instando a que no autorice los proyectos actuales de Aragoncillo I y II.

Estas decisiones se suman a las mociones presentadas y aprobadas por la Comarca de Calatayud y la Diputación de Zaragoza.

Asimismo, en la charla informativa desarrollada en el Salón de Actos de Jaraba, se acordó apoyar a la recién creada Plataforma contra las minas de uranio, www.noaluranio.es .

Recordamos que en la actualidad está abierto el permiso de investigación al yacimiento de uranio que abarca mas de 400 cuadrículas mineras y afecta a una decena de municipios desde Anquela del Ducado a Molina de Aragón, sobre una gran superficie de espacio protegido de la Red Natura 2000, y sobre las cabeceras de los Ríos Gallo y Mesa. Dicha documentación ha sido presentada por la empresa Minera del Río Alagón, S. L. y al día de hoy se encuentra en el proceso de consultas previas.

Ecologistas en Acción de Guadalajara ha pedido una reunión con la Consejera de Industria y Medio Ambiente, Dª Paula Fernández, que esperamos se lleve a cabo en breve.

Asimismo recordamos que Aragón ha iniciado una campaña de oposición frontal a este proyecto, llegando a presentar una proposición no de ley la Chunta Aragonesista en las Cortes de Aragón, para instar al gobierno regional a que rechace el proyecto.