Destrucción de masas forestales en Berrocal

Ecologistas en Acción de Huelva denuncia los aterrazamientos con maquinaria pesada y la correspondiente destrucción de masas forestales nobles en el término municipal de Berrocal (Huelva).

Ecologistas en Acción ha presentado una denuncia ante la delegación provincial de Huelva de la Consejería de Medio Ambiente solicitando una investigación y las exigencias de responsabilidades, si las hubiere, contra la empresa SILVASUR, del grupo ENCE, que se dedica a la plantación intensiva de eucaliptos y que se encuentra ubicada en la localidad onubense de San Juan del Puerto. Otra denuncia similar se ha presentado igualmente ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

La solicitud de apertura de dicha investigación viene motivada por los trabajos que está realizando esta empresa en el término municipal de Berrocal, en las fincas “El Ojo” y “Aguaría”, y que están destruyendo un número considerable de alcornoques de regeneración y demás monte mediterráneo en un espacio protegido , “el Paisaje Protegido del Río Tinto”.

Estas fincas con anterioridad a la plantación de eucaliptos estaban cubiertas de una importante masa de alcornoques que fueron destruidos para plantar las de eucaliptos. 30 años después el alcornoque ha resistido la invasión de la especie exótica y, en la actualidad, ambas masas forestales estaban mezcladas.

Hace aproximadamente unos tres meses esta empresa estaba realizando el aprovechamiento maderero de las masas de eucalipto, utilizando maquinaría pesada tanto en las cortas como posteriormente en el destoconado. Cantidades considerables de alcornoques habían sufrido graves daños como consecuencia de estas labores.

Después de llevar a cabo los citados trabajos, la empresa está volviendo a aterrazar dichas fincas utilizando maquinaria pesada y llevando a cabo grandes movimientos de tierra. Nuevamente cantidades de alcornoque de regeneración han desaparecido en esos lugares, como si no tuviésemos desgraciadamente incendios forestales (27 de julio de 2004, sólo en Berrocal se quemaron 6.000 hectáreas de esta especie) y el fenómeno de la seca .

Ante la posibilidad de que dichos trabajos puedan constituir un delito medioambiental , en un espacio protegido destruyendo paisaje y vegetación, la asociación ecologista urge a la administración andaluza asuma sus responsabilidades y paralice los citados trabajos de la filial de Ence, y, en caso de confirmarse la infracción, se le asigne la correspondiente sanción, en la que no puede faltar la restauración de los daños cometidos.