Cobre Las Cruces sigue dañando al acuífero y al Guadalquivir

Cobre Las Cruces sigue extrayendo ilegalmente agua del acuífero y vertiendo al Guadalquivir metales pesados.

Ecologistas en Acción se querellará contra los responsables de la Consejería de Innovación y de la Agencia Andaluza del Agua si la mina continúa dañando al acuífero y al río.

Ecologistas en Acción ha tenido acceso, después de más de un mes, a la resolución que permite reiniciar la profundización de la corta minera de Las Cruces. La resolución, firmada por el Viceconsejero de Innovación, Jesús Manuel Rodriguez Román, se aprobó el pasado 7 de abril, último día de mandato como Presidente de la Junta de Manuel Chaves, sin que hasta la fecha se haya solventado la causa principal que provocó la prohibición de profundizar la corta, que no es otra que la suspensión del Sistema de Drenaje Reinyección SDR del acuífero Niebla-Posadas.

Ese acuífero es una de las reservas de agua más importantes de Sevilla y su área metropolitana para épocas de sequía. Por eso, está fuertemente protegido por el Plan Hidrológico del Guadalquivir y por la Directiva Europea Marco de Aguas, y por eso, el pasado 15 de diciembre de 2008 fue declarado sobreexplotado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), justo antes de que las competencias del acuífero pasaran a la Agencia Andaluza del Agua (AAA) de la Junta.

El sistema SDR de Las Cruces debería evitar que las aguas del acuífero lleguen al fondo de la corta y se contaminen con el mineral. Además debería garantizar que el acuífero no pierda agua, reinyectando continuamente las aguas que se extraigan. Esa es la principal condición que garantiza la viabilidad de la mina, y en base a esa condición se autorizó la mina por decisión política del Presidente Chaves en 2003. Incluso se le autorizó que sacaran 5 litros/segundo del acuífero en el fondo de la mina, durante 15 años a cambio de que la mina comprara y cerrara 3 pozos de manera permanente, para compensar las pérdidas de agua.

Ecologistas en Acción de Andalucia, en base a informes técnicos realizados por el CEDEX y el IGME, siempre manifestó que el SDR no iba a funcionar correctamente. Y el SDR nunca ha funcionado correctamente. En abril de 2008, justo al llegar al mineral, empezó a brotar mucha más agua contaminada de la prevista en el fondo de la mina, y Cobre Las Cruces, dirigida por François Fleury, no tuvo el más mínimo escrúpulo para intentar ocultarlo, reinyectando ese agua, con altos niveles de arsénico, en un acuífero del que se abastecía directamente Gerena. Y la empresa FRASA que tenía la obligación de controlar el funcionamiento del SDR no informó a la CHG de que se estaba extrayendo ilegalmente agua por fallos en el SDR.

Ante las denuncias de Ecologistas en Acción, la CHG no tuvo más remedio que suspender el SDR el 12 de mayo de 2008, y la Consejería de Innovación tuvo igualmente que paralizar la profundización de la corta, para frenar la contaminación del acuífero y las pérdidas de agua. En septiembre de 2008 la Fiscalía de Sevilla, también a instancias de Ecologistas en Acción, presentó querella contra los responsables de la mina y actualmente el Juzgado 19 de Sevilla sigue investigando el caso.

Parece que los problemas de contaminación del acuífero se han solucionado, mediante la instalación de depuradoras de ósmosis inversa, que se podían haber instalado desde el principio sin llegar a poner en riesgo la salud de los ciudadanos. Pero que nadie descarte que dejen de funcionar, para ahorrar dinero, en cuanto que Ecologistas en Acción deje de realizar las funciones de control que corresponden a la Agencia Andaluza del Agua.

Sin embargo, el problema de la extracción ilegal de agua, lejos de solucionarse, se ha empeorado sobremanera gracias a la decisión de la Consejería de Innovación, con el visto bueno de la AAA, de autorizar el reinicio de la profundización de la corta.

La Junta de Andalucía ha optado por “hacer la vista gorda” y permitir que en el fondo de la mina broten 25 litros/segundo en vez de los 5 litros/segundo autorizados. Esto significa que, segundo a segundo, se están extrayendo ilegalmente, sólo en el fondo de la mina, 20 litros/segundo, que suponen 51.840 m3 mensuales. Y ello, a pesar de que la Consejería de Innovación ha impuesto a Las Cruces que durante los dos primeros meses sólo trabaje a un 30% del ritmo previsto de extracción de mineral. Los resultados de aguas perdidas del acuífero pueden ser escandalosos cuando el ritmo llegue al 100%. El acuífero se puede secar literalmente, con la connivencia de la Agencia Andaluza del Agua, en su primer año de competencias.

Sin embargo, el SDR sigue administrativamente suspendido y por tanto, el proyecto minero de Las Cruces, a día de hoy, no es legalmente viable, porque su viabilidad depende directamente de que se reintegren al acuífero todas las aguas extraídas, y eso no está ocurriendo, con conocimiento expreso de las autoridades mineras y de la AAA. Y ese comportamiento de las autoridades, cada día que pasa, se puede estar constituyendo en un presunto delito de prevaricación continuada.

Y el nuevo SDR presentado por Las Cruces, llamado Plan Global, modifica tanto las condiciones iniciales, que su aprobación puede constituir un autentico fraude de ley, sino se realiza, con carácter previo, una adecuada evaluación ambiental.

Si la AAA aprueba ese Plan Global de Las Cruces sin realizar esa evaluación ambiental, Ecologistas en Acción procederá igual que con el Consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, el Sr Lamela, que ayer mismo ha recibido una querella de la Fiscalía, nuevamente a instancias de nuestros servicios jurídicos, por aprobar obras sin evaluación ambiental.

Ecologistas en Acción ya ha puesto todos estos hechos en conocimiento del Juzgado 19, que tiene sobre la mesa una solicitud expresa para que vuelva a paralizar de manera cautelar la extracción de mineral, hasta que se consiga de manera efectiva evitar la extracción ilegal de agua.

Para colmo, la Consejería de Innovación y la AAA han permitido a Las Cruces vaciar en el Guadalquivir todas las balsas de aguas contaminadas que habían acumulado hasta la fecha, sin que tengamos constancia que dicho vertido se haya autorizado expresamente. Igualmente Ecologistas en Acción ha solicitado a otro Juzgado de Sevilla que prohíba de manera cautelar cualquier vertido al Guadalquivir, o que al menos, obligue a que dicho vertido se realice con calidad de agua potable, tal como aprobó el Consejo de Participación de Doñana el pasado 16 de abril de 2009.