Abandono del patrimonio natural de Córdoba

Resulta deprimente pasear junto al río Guadalquivir y ver tal cantidad de basura que cabe preguntarse: ¿es qué no existen equipos de limpieza en Córdoba? ¿Cómo es posible que una ciudad que pretende ser capital Europea de la Cultura para el 2016 no sea consciente de ese lamentable hecho?

Caminar por los paseos del río o ir desde el puente de la Cruz del Rastro hasta el puente romano y extender la mirada por esa bella Alameda, ¿qué se ve?: trastos viejos, botellas de plástico, tubos, carritos de la compra y un largo sin fin de objetos.

Igual en el puente Romano, la visión es dantesca: un paraguas azul abierto, una lavadora, una cartera, bidones y hasta la valla incrustada en el fango.

Pero si sigue el paseo y, después de ver la Torre de la Calahorra, se continúa caminando por la avenida que va desde el puente de San Rafael, y desde la que se contempla una de las bellas panorámicas de la ciudad, que se observe el bello cromatismo de las hojas de los sauces y álamos, los esbeltos monumentos y el sensual perfil de nuestra hermosa sierra, pero mejor no bajar la mirada porque el paisaje es desolador: cientos de latas, botellas, plásticos y todo tipo de basura. Ningún cartel que ponga por favor no arrojen basura, ninguna cuadrilla de limpiadores, nada de nada.

Y esta es la visión que se llevan a diario los miles de turistas que nos visitan cada año.

Y si a nuestros turistas les da por subir a la sierra, y pasan, por poner un ejemplo, por el camino de las ermitas, o se asoman a uno de los miradores, o miran las cunetas, las latas, botellas y demás objetos, se encontrarán con la misma y lamentable situación.

¿Es que ningún político ve eso? ¿Es qué los encargados del servicio de limpieza municipal están ciegos? Porque esto lo ve todo el mundo y la imagen que se llevan de nuestra ciudad es deplorable. Porque la civilización y la limpieza van unidas, Cultura y respeto a la naturaleza se dan la mano. Una sociedad con cultura respeta y ama su patrimonio monumental y natural, así que no nos vendan mentiras, en lugar de Capital de la Cultura en 2016, proponemos “Córdoba, capital europea de la basura”, respondería muchísimo más a la realidad.




Visitantes conectados: 781