¿Inauguración? Parque multiaventuras

Hoy no hacemos acto de presencia aquí para festejar nada ni para agradecer la invitación que se nos ha cursado. Consideramos que no es el lugar adecuado para un festejo Medioambiental cuando detrás lo que existe es el incumplimiento de la normativa vigente. Estamos a favor de que las administraciones fomenten los deportes, el ocio, la cultura,... y creen para ello la infraestructura necesaria, pero se debe hacer en cada lugar adecuado para ello y respetando en este caso el medio y las especies. Hablamos de incumplimiento porque:

• Atenta contra nuestro patrimonio forestal, esta infraestructura se está construyendo en una zona de alto interés ecológico, dominado por un denso matorral de retamas y zonas de pastos donde habita una importante población de camaleones. Existen zonas donde esta instalación complementaria sin tener que destruir un retamar.

• El proyecto carece de la Autorización Ambiental Unificada (AAU*) que prescribe la Ley 7/2007 de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, ya que cumple los requisitos estipulados en el Anexo I.3.12. para los parques temáticos.

• Igualmente incumple la normativa del PGOU actualmente en vigor sobre Sistemas Generales de Espacios Libres-Parques Periurbanos (Art. 4.7.4.2),

o Por excederse con creces la superficie máxima permitida para instalaciones descubiertas.

o Y por carecer, además, del preceptivo y obligatorio Plan Especial.

o Por contradecir dicha norma de no ocupación por estas instalaciones de zonas forestadas.

Antes
Después

A nuestras denuncias y preguntas, la Consejería de Medio Ambiente nos ha contestado que: “es el Ayuntamiento el que tiene que velar por el cumplimiento del PGOU, lo que se incluyó en el condicionado de la Autorización de uso de Zona de Servidumbre de Protección del DPMT. Dicha autorización, de la que tanto alardea el Ayuntamiento, incluye textualmente una condición (nº 2) que estipula que “se deberán respetar las condiciones urbanísticas definidas en el planeamiento urbanístico y en particular la de ocupación máxima de las instalaciones”, y en este caso habría que haber vigilado al vigilante.

Aún así la obra ha sido expedientada por comenzar sin el debido permiso y ha sido de nuevo paralizada al haberse excedido del plazo para el que había sido autorizada, 31 de mayo.

Efectuar la celebración de un día señalado como hoy para el medio ambiente cuando se está atentando contra él, y pretender inaugurar algo que aún no existe -hasta el próximo mes de octubre no se podrán continuar las obras sin permitir por ello este teatrillo de inauguración, su utilización-, sólo puede entenderse desde la desesperación de quererse hacer notar y vender productos sin acabar e incluso de dudoso disfrute, y aunque de cosas así ya tenemos experiencia, podríamos recordar aquel tren-aula en las Dunas de San Antón inaugurado en fecha como hoy que solo costó dinero y no sirvió para nada, en esta nuestra ciudad, algunos continúan empeñándose en su ego con el presupuesto de todos.

Otros espacios sí hubieran permitido su instalación sin problema alguno.