Tala de árboles en el río Genil

El Proyecto de las obras para la defensa de Puente Genil frente a las avenidas del río Genil y de los arroyos vertientes al barranco del Lobo, se encuentra en su fase inicial, donde se están derribando y cortando grandes árboles de ribera y acometiendo las labores de movimiento de tierras.

Nuevamente la Administración nos está ofreciendo como hay que destrozar un ecosistema natural, en este caso el tramo urbano del río Genil, para crear otro artificial, bajo algunos pretextos como: proteger al casco urbano frente a las avenidas del río; integración del río; preservación del paisaje, restauración hidrológica; lucha contra la erosión, etc..

El tramo urbano del Genil está siendo destrozado con motosierras y maquinaria pesada. En este caso se impone las grandes obras hidráulicas de fuerte impacto ambiental, frente a las actuaciones mas blandas, imaginativas, y necesarias como el deslinde del dominio publico hidráulico; limpieza manual de basuras, control de edificaciones ilegales, precintado de pozos ilegales, desbroces selectivos y eliminación de árboles y vegetación exótica como eucaliptos y cañas, o taludes y escolleras de piedra natural, etc..

Ecologistas en Acción no discute que pueda y deba ser necesario la protección y defensa de la población de Puente Genil, frente a las riadas y avenidas del río, pero si critica las actuaciones que se están realizando en el trayecto urbano del río. En este caso la Administración vuelve a olvidar la necesidad imperiosa de mantener los cauces de nuestros ríos y arroyos en buenas condiciones naturales, vigilando los vertidos de basuras y escombros, impidiendo la ocupación y usurpación de terrenos, corrigiendo la erosión, y conservando y protegiendo el mejor aliado natural contra los desbordamientos y las riadas como son los árboles de ribera; chopos, álamos, fresnos, olmos, etc., en este caso están siendo talados, y arrancados de raíz, y además en una época de nidificación y reproducción de la fauna silvestre.

Ecologistas en Acción pedirá audiencia para estudiar el citado proyecto y en caso de incumplimiento del mismo, emitir las denuncias correspondientes que tenga lugar. En un rápido análisis, ya podemos destacar el incumplimiento del Informe de Viabilidad, cuando el Secretario General para el Territorio y la Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, emite la siguiente observación, entre otras: “Se realizará un escrupuloso control ambiental que minimice los efectos de: la limpieza y/o construcción de las motas, y/o el desbroce en la vegetación natural del río, y/o los efectos de la apertura de nuevas secciones de cauce, en la vegetación natural.” No solamente no se ha realizado dicho control ambiental, sino que se ha arrasado con toda la arboleda centenaria, cuando la mayoría de ella podría haberse integrado en el citado proyecto.