El Ayuntamiento de Riópar destruye del bosque de ribera del Arroyo del Rosario

El Ayuntamiento de Riópar (Albacete) inició el pasado día cinco (Día Mundial del Medio Ambiente) los trabajos para lo que ellos denominan “ Adecuación hidrológico-forestal del Arroyo del Rosario ”, efluente del Río de La Vega, que a su vez viene a desembocar en el tramo alto y mejor conservado del Río Mundo. Al parecer los trabajos se enmarcan dentro de una actuación global sobre ambos efluentes del Mundo, con autorización de la Confederación Hidrográfica del Segura. Tristemente tenemos ya demasiados ejemplos de lo que significa para nuestros ríos y arroyos cualquier acondicionamiento hidrológico ambiental, emprendido por cualquiera de las Confederaciones Hidrológicas con competencia en nuestra provincia. Ni más ni menos que acabar con la vegetación natural existente en los mismos y sustituirlos por el hormigonado y empedrado de laderas, taludes y cauces; borrando así cualquier manifestación de vida en los mismos. Esto es lo que están empezando a hacer en el municipio de Riópar, en uno de los arroyos afluente de Río Mundo mejor conservado y de mayor diversidad biológica de la zona.

Mientras otras Administraciones, Entidades Sociales e incluso el Ejército Español conmemoran del Día Mundial del Medio Ambiente, plantando árboles, devolviendo aves heridas y recuperadas de nuevo a su medio o regalando plantones de encinas a los ciudadanos, el Ayuntamiento de Riópar lo celebra destruyendo con dinero público un bosque de ribera bien conservado. Es sin duda un buen ejemplo para la ciudadanía de su sensibilidad ambiental y de cómo debemos afrontar el desarrollo sostenible de nuestros municipios.

Ante semejante desaguisado ambiental, desde Ecologistas en Acción de Albacete, solicitamos públicamente a la Delegación de Industria, Energía y Medio Ambiente en Albacete, garante de la conservación del medio natural en nuestra provincia, la paralización cautelar e inmediata de las actuaciones proyectadas a fin de evitar situaciones irreversibles futuras de las que tengamos que lamentarnos.

Desde Ecologista en Acción de Albacete, también solicitamos al Ayuntamiento de Riópar y a la Delegación de Industria, Energía y Medio Ambiente copia del proyecto en el que se basa dicha actuación, y sí éste ha seguido el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental según lo establecido en la legislación nacional y autonómica al respecto, el resultado del mismo y de todos aquellos informes que formen parte del expediente.

Según los datos que tenemos, la actuación proyectada afecta al menos a una especie de interés preferente (trucha común autóctona) muy sensible a cualquier alteración de su hábitat, así como a una especie (nutria) encuadrada en la categoría de vulnerable en el Decreto 33/1998, de 5 de mayo, sobre el Catálogo de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha. También vulnera la Ley 9/1999, de 26 de mayo, de Conservación de la Naturaleza de Castilla-La Mancha por lo que respecta a hábitats de protección especial (vegetación de ribera-bosques de galería).

Alguien dijo alguna vez que la cultura y madurez de un pueblo se puede llegar a medir por su grado de implicación en la conservación de su entorno. En estos momentos de crisis económica, social y ambiental, donde el cambio climático es un hecho incuestionable para cualquier persona con un mínimo de lucidez intelectual y empiezan al alzarse algunas voces cualificadas para que se produzca un cambio en el modelo económico más ético, justo y ambientalmente sostenible no podemos permitir que actuaciones como la descrita puedan ser llevadas a cabo impunemente.