Por un urbanismo sostenible que respete la altura de siete pisos

Este edificio, que de construirse será el más alto de la ciudad, alcanzaría los 56 metros de altura, uno más que la torre de la Mezquita, el simbólico techo hasta el momento de la capital cordobesa. Ello ocurre en un momento en que arrecian las voces más críticas contra esta arquitectura que no tiene en cuenta cuestiones de sostenibilidad ambiental, por no hablar incluso de seguridad en un mundo cada vez más incierto y amenazado por las tensiones de todo tipo.

Desde Ecologistas avanzan que su posición es contraria a este modelo urbanístico, que so pretexto de limitar el consumo de suelo, crear hitos de referencia o ‘traer la modernidad’, no hace sino meter a una ciudad singular como Córdoba en el saco de las ciudades impersonales que lucen edificios clónicos, distribuidos por los grandes estudios de arquitectura. Desde Ecologistas asumen que si millones de personas en todo el mundo sueñan con venir algún día a Córdoba no es para ver las torres que ya tienen en sus anodinas ciudades de origen, sino para encontrar una línea del horizonte abierta y diáfana, en la que la silueta de la Sierra es el hito de referencia.

Desde Ecologistas también parece poco sostenible dedicar más de trescientas plazas de garaje para que las personas que trabajen en ese edificio aparquen cómodamente. La Junta de Andalucía está gastándose el dinero público de todos los contribuyentes en pagar unos aparcaderos para uso privado, puesto que los funcionarios van a estacionar ahí sus coches particulares.

Por otra parte el mensaje que está dando la Junta de Andalucía es la promoción del transporte en coche privado: “Ven a trabajar en coche que te voy a dar una plaza gratis total para que metas tu vehículo y no vas a tener ningún problema para aparcarlo”.

De forma análoga pensamos que trasladar unos edificios oficiales, muy concurridos, desde una zona céntrica, bien comunicada por transporte público, a una zona periférica, peor comunicada, obligará a realizar desplazamientos más largos, posiblemente motorizados, y redundará en un empeoramiento de la movilidad urbana.

Ecologistas propone a la Junta de Andalucía que en vez de construir esta torre de Poniente recupere la Escuela de Ingenieros Agrónomos, que es un edificio protegido, y trasladar allí sus delegaciones, zona que por otra parte carece del tráfico de agitación saturado existente en la zona de Arroyo del Moro.




Visitantes conectados: 440