Pedimos que se extinga la condición de Coto privado de caza

Sumando las Zonas de Reserva, Zonas de Seguridad, caminos de uso publico, vías pecuarias, senderos peatonales, carriles-bici, zonas recreativos, hacen que quede una superficie minúscula para el ejercicio de la caza, por lo que aconsejamos a los cazadores no solicitar la autorización de caza menor por considerar la falta de garantía para poder practicar el ejercicio de la caza.

El Pinar de la Algaida con una extensión de 691 hectáreas catalogado dentro del Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, soporta un deficiente estado a consecuencia de la mala gestión de las administraciones responsables, Consejeria de Medio Ambiente y el propio Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda. Este Pinar que conforma, junto a las marismas y salinas de Bonanza, el sector sur del Espacio Natural de Doñana en la provincia de Cádiz; es además Monte Público, coto privado de caza cuyo titular es el propio Ayuntamiento de Sanlúcar, con número de matricula CA-10.112.

Ecologistas en Acción ante esta situación en que se encuentra el Espacio Natural de Doñana vemos que el uso público es incompatible con un aprovechamiento cinegético sin garantía de seguridad para los visitantes ni de éxito para el cazador, por tanto es oportuno que se extinga la condición de Coto privado de caza. Del mismo modo, no podemos olvidar, el reciente trazado del carril-bici con más de 5 kilómetros de longitud, donde puede suponer un grave riesgo para los ciclistas en temporada de caza. Con este nuevo recorrido las zonas de seguridad deben ser modificadas, extinción de la condición de Coto Municipal de Caza, acogiéndose al Decreto 182/2005, de 26 de julio, por el que se aprueba el reglamento de ordenación de la caza, cosa no se ha hecho nada por parte de la Consejeria de Medio Ambiente, ni tan siquiera se han colocado paneles de información dirigido a los visitantes. El simple hecho de la falta de tablillas indicadoras, hacen que aquellos que practique este deporte en este entorno natural, puedan ser salpicados de plomo procedentes de tiros de escopetas con consecuencias bastantes graves.

Actualmente, la legislación vigente contempla establecer y señalizar en los cotos de caza las Zonas de Reserva, como el “ecotono” o zona de transición del pinar con la marisma, barrera natural que diferencia las marismas del pinar, que se contempla como zona de Grado A en el Plan Rector de Uso y Gestión, Zonas de Seguridad propiamente dichas como caminos de uso publico, vías pecuarias, senderos peatonales, carriles-bici, etc.; por todo ello, hacen que el Pinar de la Algaida queda con una superficie minúscula para el ejercicio de la caza, sin contar con las áreas repobladas de especies forestales, las dos áreas recreativas y el área arqueológica del Tesorillo.

Por otro lado el Ayuntamiento de Sanlúcar, como titular de este coto, continúa sin invertir en las mejoras y mantenimiento acogiéndose a las normativas, es más, el Consistorio está obligado a tener un guarda de coto, según el pliego de condiciones para el aprovechamiento cinegético y por el contrario, como es el único agente de medio ambiente adscrito a la Unidad del Servicio Ambiental que dispone la Delegación de Medio Ambiente, está realizando labores de vigilancia en todo el término municipal, por lo que consideramos que el control de los cupos de caza no se puede realizar. Este año la delegación municipal de medio ambiente recaudará 220 euros por expedición de autorización por 114 licencias, una por persona, haciendo un total 25.080 euros (más de 4.000.000 millones de pesetas), donde se destinaran a la caja única de las arcas municipales, repitiéndose una vez la falta de interés en conservar este reducto natural.

Por consiguiente, queremos que lo tenga muy en cuenta la Delegada de Medio Ambiente, Inmaculada Muñoz, que cualquier incidente que pudiera ocasionar a los senderistas o ciclistas que utilicen este carril bici, va a ser única responsabilidad del Ayuntamiento de Sanlúcar, como propietario de los terrenos y de la propia Consejeria de Medio Ambiente, como organismo gestor del espacio protegido, además advertimos que cualquier accidente derivado de la práctica cinegética en este coto y espacio natural, tendrá como consecuencia el inicio de acciones legales contra el organismo responsable de la señalización del mismo. No cabe duda, que el primero que presentará las oportunas diligencias judiciales en contra de las administraciones competentes será Ecologistas en Acción, por poner en serio peligro la seguridad de los usuarios. Señora delegada, no se puede querer contentar a todos los sectores y usuarios por igual. En invierno, hay ciclistas o paseantes que simplemente no van allí por miedo a realizar ejercicio con garantías y tranquilidad.

Para finalizar, nos queremos dirigir a los cazadores para que sepan que sumando todas las zonas que están exentas de la posibilidad de cazar, la cacería se queda en una área muy reducida en el Pinar de la Algaida, por lo que aconsejamos no solicitar la autorización de caza menor por considerar la falta de garantía para poder practicar el ejercicio de la caza.

PD.: Este escrito será presentado por registro en el Ayuntamiento de Sanlúcar, Delegación provincial de Medio Ambiente y Dirección del Espacio Natural de Doñana ubicado en Almonte (Huelva).