Defensa del Tajo: sobresaliente para la ciudadanía

Todas las versiones de este artículo: [English] [Castellano]

La manifestación celebrada el pasado sábado día 20 de junio en Talavera de la Reina se ha de calificar como un hito en la historia de la cuenca del Tajo. Un momento singular en el que junto al evidente clamor de la ciudadanía a favor de los ríos y contra el trasvase Tajo-Segura contrastó el oportunista y contradictorio discurso de los partidos políticos mayoritarios y de las organizaciones empresariales y agrarias. Esta situación, por desgracia, ha impregnado la convocatoria y seguramente ha impedido que la manifestación haya sido más numerosa y coherente.

Ecologistas en Acción cree que la Junta de Castilla-La Mancha, el Gobierno Central, el PSOE, el PP, los empresarios y los regantes tienen una forma de actuar opuesta al espíritu principal de la manifestación y que sus posiciones hipotecan la recuperación del Tajo pues lo que buscan es satisfacer intereses políticos, territoriales dentro y fuera de Castilla-La Mancha o demandas sectoriales.

Ecologistas en Acción les emplaza a que asuman de una vez que la mejor garantía de desarrollo sostenible para la Cuenca es un río Tajo limpio y con caudal, sin trasvases y sin más embalses y, en consecuencia, reformulen sus planteamientos y acciones.

La importante participación ciudadana en la manifestación de Talavera de la Reina pone de manifiesto que hay un fuerte sentimiento en la cuenca del Tajo y, muy en particular en la provincia de Toledo, de que la situación de la Cuenca no puede seguir así.

Lastrada por el trasvase Tajo-Segura, por el incremento de las demandas para el regadío y para el abastecimiento, por la contaminación y, en especial por la hipocresía de los políticos y la ineficacia de los gestores, la cuenca del Tajo necesita una recuperación integral que no se puede demorar ni un día más.

Ecologistas en Acción cree que hoy por hoy la defensa del Tajo no dispone de un referente político que traslade y defienda con coherencia la defensa y recuperación de la Cuenca.

La Junta de Castilla-La Mancha y, en especial, la Presidencia de José María Barreda, está lastrada por su apuesta por el trasvase del Tajo a la Llanura Manchega y por la aprobación de un estatuto que le impide manifestarse con claridad sobre el trasvase desde el Tajo medio. Aparte de por seguir una política de incentivación sin sentido de las demandas para regadío y abastecimiento para justificar la falta de excedentes para enviar al Segura.

La Junta de Extremadura y la Comunidad de Madrid juegan sólo al oportunismo y utilizan el Tajo como moneda de cambio en sus aspiraciones políticas.

El Gobierno Central, el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino y el PSOE están atrapados en el intento de recuperar votos en el Levante español y se han sumado al discurso nacionalista en política hidrológica que inició el PP.

Por su parte, el resto de las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP y este partido no han salido todavía de la máquina del tiempo que les tiene congelados defendiendo el PHN de Aznar con todos sus trasvases y sus embalses y sin asumir que el exceso de demanda es el principal problema de la gestión hidrológica en España.

También hay que recordar a los ayuntamientos de la Cuenca del Tajo que se han manifestado en Talavera que su posición resulta también incoherente con su política urbanística. El crecimiento insostenible que muestran los planes de ordenación de Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina no es compatible con un río limpio, con caudal y sin transferencias dentro de la propia cuenca.

Por último, hay que criticar la postura del empresariado y de los regantes. Unos y otros sólo defienden sus intereses económicos y reivindican agua para sus negocios. Ha llamado mucho la atención que entre los muchos comentarios oídos estos días, Asaja se haya atrevido a pedir una solución a los pozos ilegales en La Mancha, que los regantes de Talavera y de la margen izquierda de Castrejón se manifiesten mientras sus riegos secan el río y que los de la Vera sean fervientes defensores de infraestructuras que les doten de más agua.

Ecologistas en Acción considera que la recuperación de la Cuenca del Tajo ha de venir de la mano del nuevo Plan Hidrológico de Cuenca en 2010. Y para que eso ocurra es absolutamente necesario que los responsables de su aprobación, esto es el Gobierno Central, el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino y las Comunidades Autónomas dejen al margen consideraciones políticas y nacionalismos del agua y se centren en adecuar el Plan a las normas legales que exigen la recuperación del buen estado ecológico de las aguas. Para ello es necesario que tomen consciencia de la reducción significativa de los recursos hídricos existentes, de la previsión de una reducción aun mayor a causa del cambio climático, de los perniciosos efectos que tiene el mantenimiento del trasvase Tajo-Segura y de la opción suicida que supone mantener una política de crecimiento de las demandas en la propia Cuenca.