Las lagunas de Bonanza continúan sin protección legal

Desde la formación de estas lagunas a principios de 1989 (debido a que la Junta extrajo de forma desmesurada e incontrolada los áridos necesarios para enarenar las marismas produciendo la subida de la capa freática) presentan un paisaje desolador, abandonado, contaminado, usurpado, sin que las administraciones correspondientes pretendan erradicarlos. Hay que recordar, por ejemplo, una denuncia interpuesta por Ecologistas en Acción ante la Gerencia Municipal de Urbanismo informando que en octubre de 2001 fueron usurpados ilegalmente más de 600 metros de superficie municipal para edificar una nave aledaña a una de las lagunas. La Gerencia respondió que había levantado un acta de infracción. Más de tres años después, la misma edificación ilegal sigue en pie. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar para que esta nave industrial sea derribada y la zona afectada sea restaurada?

Desde hace más de una década, Ecologistas en Acción viene reivindicando sin éxito que estos ecosistemas se acojan junto con los Pinares de Bonanza a la figura de Parque Periurbano y sean catalogados en el Inventario de Espacios Protegidos de Andalucía. Hace aproximadamente un año el Ayuntamiento celebró haber recibido una subvención para que estas lagunas se limpiaran, se delimitaran y pasaran a incluirse en el Plan Provincial de Humedales. A pesar de ello, lamentablemente, las lagunas siguen encontrándose en pésimas condiciones.

Con respecto a su valor herpetológico y ornitológico, cabe reseñar que las mismas han sido visitadas por miembros de la Estación Biológica de Doñana, que han avalado que presentan un gran interés, si bien uno de sus grandes problemas es que su elevada concentración de materia orgánica (debida a lavados de nitratos y fosfatos procedentes de los invernaderos cercanos) provoca que algunas especies tengan mermada su existencia. Por si fuera poco, la mayoría de tales especies figuran "en peligro" en el Libro Rojo de Vertebrados de Andalucía. A ese problema hay que añadir los continuos vertidos de productos fitosanitarios, escombros, gasoil para alimentar a los motores que succionan ilegalmente el agua, plásticos, tuberías de goteo y demás desperdicios.

Ecologistas en Acción hace una nueva llamada de atención al Ayuntamiento de Sanlúcar para que evite urgentemente los múltiples delitos ecológicos que atacan a diario gravemente a estos hábitats de propiedad municipal. Por su parte, la Junta tiene que agilizar los trámites para la ejecución de los trabajos de adecentamiento proyectados con vistas a la recuperación y conservación de estas zonas húmedas.