Se negocia con el dominio público

Delta del Guadalfeo
Señalada la zona de vegetación eliminada

Medio Ambiente otorga una concesión del Dominio Público al Ayuntamiento de Salobreña para hacer un “parque fluvial” y éste destroza un rico ecosistema para un negocio privado de aparcamiento de barcos.

Se anuncia a bombo y platillo que se va a construir una marina seca que va a solucionar los problemas de aparcamiento para las barcas de Salobreña y aparece una empresa que reserva las plazas en un terreno público, previo pago de una cuota, y esta “Reserva de Zona” es un “derecho que el socio podrá traspasar, cambiar, alquilar, dejar en herencia” y , por supuesto, negociar con ella ya que “los socios titulares podrán traspasar a otros socios, según las leyes del mercado de la oferta y la demanda”.

Para este “negocio privado” el ayuntamiento ha destrozado una zona de gran valor ecológico eliminando cañaveras y aneas, que son el refugio de bastantes especies de aves protegidas y del galápago leproso, protegido por la legislación, así como su hábitat.

Por eso Ecologistas en Acción de Granada ha pedido a Medio Ambiente que intervenga por un delito contra la fauna y la flora recogido en la ley y que explique, si la concesión es para un parque fluvial, por qué se convierte en unas instalaciones con capacidad para más de 200 barcos de hasta 6 metros de eslora con una zona para las motos acuáticas y una estructura para alojamientos de piraguas, kayak de mar, añadiendo una zona de recreo infantil y otra para la práctica de actividades de deportes de playa y, además, la guinda, ¡un bar! disfrazado de club social.

Después de arrasarlo todo

Por si faltara poco, ya tienen previsto la ampliación de este “puerto deportivo” con un futuro proyecto de embarcadero en la marina sita al otro lado del río Guadalfeo.

A todo esto la Demarcación de Costas dice que no es de su competencia – esperamos que expliquen cómo van a aparcar las barcas sin pasar por la playa- y la Agencia Andaluza del Agua aún no ha tenido tiempo de enterarse de quién son los terrenos y para qué son.

Con el celo que demuestran nuestras administraciones en defensa de lo público, podemos estar felices si conseguimos un pedazo de arena o río para disfrurtarlo como ciudadanos, sin estropear el negocio a nadie.


octubre de 2017 :

Nada para este mes

septiembre de 2017 | noviembre de 2017