Izada de Bandera negra en la Playa de Fuentebravía

Miembros de Ecologistas en Acción han procedido a la izada una Bandera Negra en la playa de Fuentebravía, municipio del Puerto de Santa María, dentro de la campaña de Banderas Negras que venimos desarrollando a nivel andaluz y estatal. Esta campaña es una denuncia pública de aquellas playas o tramos de litoral que sufren vertidos contaminantes, agresiones urbanísticas o cualquiera otra actuación que ocasione una pérdida de calidad ambiental del litoral. Ecologistas en Acción quiere hacer ver la otra realidad del litoral andaluz y gaditano, y criticar el modelo de desarrollismo y la pérdida de calidad paisajística y biodiversidad de nuestras costas. En esta edición hemos concedido a nivel andaluz un total de 51 Banderas Negras y 63 Puntos Negros repartidos por toda la costa andaluza. En Cádiz, se han concedido 15 Banderas Negras y 24 Puntos Negros.

Este es el primer año que se ha escogido en Cádiz para la izada de la Bandera Negra una playa que aparentemente está en buenas condiciones, al menos eso es lo que creen los turistas que la abarrotan en plena temporada de verano. Pero Fuentebravía ha sufrido un fuerte proceso urbanístico que ha inundado de bloques de pisos y apartamentos el acantilado y la misma playa, provocando un grave e irreversible impacto paisajístico y la continua pérdida de arena de la playa. A esta playa le han afectado también los espigones de la Base Naval de Rota al interrumpir la corriente de deriva litoral y, además, se ha construido otro espigón que la separa de la colindante playa del Almirante, lo que ha agravado el problema. La playa que se puede ver hoy es totalmente artificial. Hace un mes no existía, ya que todos los inviernos desaparece con los temporales de poniente. La única medida que toma la Demarcación de Costas es, bajo la presión del Ayuntamiento, realizar “regeneraciones” anuales con aportes de arena que vuelve a perderse año tras año. El año pasado se “regeneró” con arena de cantera, y este año se ha vuelto a hacer lo mismo. Es un despilfarro de dinero público manifiesto, pues se han invertido ya cerca de seis millones de euros para que los turistas disfruten de un caro espejismo estival.

Hay que destacar que esta playa tiene concedida Bandera Azul por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor. Nada de extrañar si se tiene en cuenta que las Banderas Azules hace años que pedieron cualquier tipo de credibilidad, incluido el aval de la Unión Europea. La asociación que las concede es una entidad privada que se basa en las informaciones aportadas por los Ayuntamientos, careciendo de cualquier tipo de inspección, y valorando más la existencia o no de servicios, que la calidad ambiental de las mismas. Otorgar una Bandera Azul a una playa artificial, urbanizada hasta la misma arena, mantenida a base de camiones con arena de cantera, es un auténtico despropósito.

En el acto de izada de la Bandera Negra hizo acto de presencia el velero “Diosa Maat”, el barco de Ecologistas en Acción, para apoyar la acción y denunciar la mala situación ambiental del litoral gaditano. Del barco salió una zodiac que recorrió la playa con una pancarta que rezaba “Salvemos el mar”.