En contra del festival aéreo y de la industria militar

A bombo y platillo, el Ejército del Aire, la Armada Española y el Ayuntamiento de Cádiz nos animan a asistir el 13 de Septiembre al II Festival Aéreo de Cádiz, en el que podremos ver aviones militares, helicópteros y unidades paracaidistas haciendo acrobacias en el cielo gaditano.

Como si se algo divertido se tratase, las Fuerzas Armadas (y las entidades colaboradoras) quieren que la ciudadanía admire esas máquinas que hacen piruetas, pero que no están hechas realmente para hacer contorsiones en el aire. Digamos la verdad: esos aparatos están hechos para la guerra, para sembrar la muerte entre el enemigo. Ese Eurofighter que se exhibirá el 13 de Septiembre es un potente caza preparado tanto para el combate aéreo como para el ataque a tierra que cuesta 62,9 millones de euros. El avión de combate Harrier AV8 ha sido utilizado en la invasión y ocupación de Irak (en la Operación Tormenta del Desierto) y en la Operación Libertad Duradera de Afganistán, y cuesta unos 30 millones de euros.

Toda esta exhibición es inmoral por dos razones: La primera es por el fin auténtico al que va destinado todo este armamento, que no es otro que el de hacer la guerra, invadir países y sembrar la muerte. La otra es el elevado coste económico, innecesario y derrochador, en plena crisis económica y con un elevado déficit público.

Aunque las autoridades hablan de Educación para la Paz en las escuelas, por otro lado, el 13 de Septiembre en Cádiz pretenden fascinar a la infancia con esas máquinas de guerra, que ese día no dispararán misiles, sino que soltarán humos de colores y harán piruetas. ¿Informarán los poderosos de que esos aviones no están hechos realmente para divertir, sino para la muerte y la destrucción?. ¿Recordarán, por ejemplo, que unos de esos aviones de la OTAN mató a 90 civiles el pasado 4 de Septiembre en Kunduz (Afganistán)?. ¿Se acordarán de los niños que murieron gracias a las bombas de esos aparatos?.

Este Festival Aéreo no es algo aislado, se une a la política global de lavado de imagen del ejército, y a la apuesta de la clase política andaluza por la aeronáutica militar como forma de crear beneficios económicos. Recordemos varias noticias relacionadas:

- El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, Martín Soler, anunció hace unos días que en el 2010 se pondrá en marcha en La Rinconada (Sevilla) el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales, y que contará con una inversión de 21 millones de euros, contando con el apoyo del Ministerio de Industria. Ya en 2004, la Junta de Andalucía dio una ayuda de 61 millones de euros a EADS – CASA para sus instalaciones de San Pablo (Sevilla), resultando la mayor subvención concedida por el gobierno autonómico a una empresa.

- También Sevilla albergará un Centro de Simulación para Pilotos Militares, que entrenará a 400 profesionales de la aviación militar.

- Estas iniciativas se unen a los compromisos de la Junta con la empresa EADS – CASA, que desarrolla el avión A-400M de la Airbus Military, y componentes del Eurofighter. CASA tiene fábricas en El Puerto de Santa María, Puerto Real y Sevilla.

Como pacifistas, no nos vamos a callar ante este aumento de la militarización. Debemos cuestionar esta industria que genera beneficios económicos aquí, pero que causa la destrucción en otros lugares, además de suponer un derroche en plena época de crisis económica. No toda producción es beneficiosa; pensamos que ésta debe satisfacer las necesidades sociales, que están por encima de los intereses estratégicos de grandes empresas y de los Estados. El mito del capitalismo, ese “producir por producir” sin saber para qué sirve aquello que se produce, nos lleva a aberraciones como el fomento de la industria militar (y de sus espectáculos) como si de algo inocuo se tratase.

La ética y la conciencia deberían formar parte de los “planes de vuelo” de esos pilotos que surcan los aires con esos aviones militares. Recordemos el poema de Brecht:

“General, tu bombardero es poderoso.

Vuela más rápido que la tormenta y carga más que un elefante.

Pero tiene un defecto:

Necesita un piloto.

General, el hombre es muy útil.

Puede volar y puede matar.

Pero tiene un defecto:

Puede pensar”.

Bertolt Brech, Catón de Guerra Alemán.

Firman este comunicado:

- Acción Solidaria con los Pueblos Oprimidos (ASPO) de Jerez

- Colectivo de Educación Social y Noviolencia Buenaespina de Jerez

- Ecologistas en Acción de Cádiz

- Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC Elaia) de El Puerto de Sta. María.