Salvemos el Arlanza

Representantes de la Plataforma Salvemos el Arlanza [1] contrarios al embalse de Castrovido (Burgos) asisten invitados al acto en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas donde será ratificada hoy 18 la Declaración Europea por una Nueva Cultura del Agua.

El evento contará con la presencia de la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona y representaciones de la Comisión Europea, del Parlamento Europeo, de UNESCO, así como de todas las organizaciones e instituciones nacionales e internacionales que han trabajado como observadores.

Los portavoces de la Plataforma Salvemos el Arlanza harán llegar a la ministra Narbona su posicionamiento ante las medidas que el ministerio ha tomado hasta la fecha en relación al embalse Castrovido así como las anunciadas como complementarias en la cuenca, reiterarándole la petición de diálogo, hasta la fecha no habido, con el fin de poder exponerle alternativas sostenibles y generadoras de desarrollo y no de destrucción en las actuaciones sobre los ecosistemas del río Arlanza. Saludamos como un gran paso adelante la revisión de la política hidráulica española en línea con los países más avanzados de nuestro entorno y en ese sentido solicitamos como muestra de coherencia la revisión integral de las actuaciones iniciadas en la presa de Castrovido para reorientarlas hacia actuaciones mucho más necesarias, consensuadas y racionales.

En la carta de contestación al posicionamiento de ministerio, que rebajando la cota del embalse 11 m. hace suyo un proyecto heredado del anterior gobierno popular, se le recuerda la incongruencia de propiciar la sostenibilidad en todas las actuaciones del ministerio y seguir adelante con una obra que no cuenta con ningún estudio previo que avale su necesidad ni su gravísimo impacto en una zona altamente sensible de cabecera fluvial, catalogada como L.IC. y con declaración de Espacio Natural de la Demanda.

Para el movimiento ambientalista español y los ribereños afectados, Castrovido III supone el paradigma de la incongruencia entre el discurso europeo y de modernidad en gestión hidráulica anunciado y algunas actuaciones como esta, carente de interés general demostrable, sin evaluación de alternativas sostenibles y ejecutada toda ella bajo el mandato del actual ministerio, ignorando escandalosamente la Directiva Marco de Aguas y las necesidades reales de la cuenca que no pasan precisamente por la construcción de otro gran embalse en nuestro país.

Consideramos llegado el momento de afrontar, a través de un Informe de Sostenibilidad Ambiental (recordemos que las obras en esta cuenca han de realizarse con cargo al programa A.G.U.A.) la valoración ambiental y social de esta obra de manera rigurosa.
Estamos a la espera del cumplimiento del citado compromiso ambiental por parte del Ministerio.