Razones para no firmar el Pacto contra el Cambio Climático en Castilla-La Mancha

Ecologistas en Acción ha decidido no firmar el Pacto contra el Cambio Climático en Castilla-La Mancha y así se lo ha comunicado al Gobierno Regional a través de un escrito remitido a la Consejera de Industria, Energía y Medio Ambiente. En el escrito se desglosan los motivos por los que se ha adoptado dicha decisión.

En primer lugar, aunque alguno de los grupos de Ecologistas en Acción participó en reuniones destinadas a la elaboración del citado documento, lo cierto es que la redacción final del mismo no ha sido consensuada, al menos con el colectivo ecologista. La Junta ha intentado ofrecer una redacción del Pacto en la que todos los participantes se vieran reflejados, pero eso ha conllevado una ausencia de objetivos concretos y de compromisos que lo convierten en papel mojado.

En segundo lugar, recientes actuaciones del Gobierno Regional como son el Pacto por Castilla-La Mancha y la Estrategia Marco para el Desarrollo Energético de CLM, ya suponen incumplimientos flagrantes del mismo y no dejan margen de maniobra para luchar contra el cambio climático en los próximos años en Castilla-La Mancha.

La Estrategia Marco para el Desarrollo Energético de CLM justifica la imposibilidad de reducir emisiones en la región (dada su dependencia en la producción de energía de las térmicas y del transporte por carretera) y plantea un escenario en el que el incremento de emisiones llegará a las 5,5 toneladas de CO2.

A juicio de Ecologistas en Acción es incompatible seguir apostando por el mismo modelo de crecimiento que nos ha llevado a la crisis económica y ambiental actual, o asumir una Estrategia cuyo horizonte más inmediato es el incremento de las emisiones, y confiar a la vez en el Pacto contra el Cambio Climático.

Por ello, Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha no apoya la firma del citado Pacto, ya que no es sino una muestra más de una política de gestos grandilocuentes, sin trascendencia y sin coherencia con las prácticas que se desarrollan en Castilla-La Mancha (modelos de trasporte que se apoyan, ausencia de políticas de ahorro energético, apoyo a todo tipo de de proyectos insostenibles, gestión de residuos mediante incineración, apoyo a las térmicas, y un largo etcétera).

La lucha contra el cambio climático no precisa de más gestos, ni de campañas de imagen, sino de acciones inmediatas, decididas y, en algunos casos, contundentes.