Gran presión humana en el Espacio Natural de Doñana

Desde comenzara allá por el año 1971, la romería hacia la Ermita del Pinar ubicada en la zona norte del Espacio Natural de Doñana (sector sur), más conocido por todos los sanluqueños como el Monte, cuenta con una extensión de algo más de 690 hectáreas de masa forestal, resiste entre las estaciones de otoño e invierno una gran presión humana, debido a que durante los meses que van desde octubre hasta enero puede ser visitado por más de 10.000 personas, a consecuencia de varios eventos que atrae numeroso público.

Concretamente en lo que se refiere a este evento que se celebrará este fin de semana, la causa principal de estos impactos, continua siendo el desmesurado tránsito de vehículos a motor. Si dividiéramos el número de personas que visitan este festejo, más de 3.000, asistencia media estimada por la organización, entre 4, que son las plazas que tiene un turismo, el resultado es de al menos 750 automóviles que son los que se dan cita en esta área protegida (sin tener en cuenta motos de trial, squad, scooter).

Somos conscientes de que esta Asociación vela para que cada año se arrojen menos basura, comprometiéndose a retirar los restos que van quedando escondidos entre la vegetación cuando finaliza, pero consideramos que es insuficiente. También sabemos que la misma ha mantenido reuniones con los organismos responsables, Delegación de Medio Ambiente, Delegación de Bonanza y la Algaida y el Director-conservador del Espacio Natural de Doñana, que por cierto, a ninguna de ellas se nos ha invitado.

Por tal motivo, Ecologistas en Acción hace un llamamiento urgente a la Asociación de Romeros de la Algaida para que apuesten por una fiesta más ecológica utilizando transportes alternativos y no contaminantes como charrés, carretas, carros de carga, tirados por caballos o mulos y que el incontrolado trasiego de vehículos a motor se vaya reduciendo progresivamente. Como alternativa, plantemos que haya una coordinación entre las delegaciones que tengan competencia y la empresa de autobuses urbanos, para que se habilite una línea de autobús directa que iría desde la Plaza Central de la Colonia de Monte Algaida hasta la Ermita del Pinar, en un horario establecido por la organización.

Así mismo proponemos que el dispositivo de seguridad que se encarga de prevenir cualquier incidente, recuerde algunas medidas protectoras como:

- Prohibir encender fogatas, debido a que existe un alto riesgo de incendio por la ausencia de precipitaciones. Ni cortar leña;

- No cocinar en el mismo suelo, para esa función está el mobiliario instalado en las áreas recreativas.

- Controlar el tránsito de automóviles y motos, desviando el tráfico por la calle L hasta la carretera del Práctico hacia la Ermita, reduciría el impacto negativo en el Espacio Natural de Doñana.

Desde nuestra organización quiere aclarar a todos los visitantes que el Monte, como se le conoce, tiene una figura de protección como Espacio Natural de Doñana, por su gran valor ecológico y paisajístico, y para que se pueda regenerar y conservar de forma natural, este tipo de eventos deben de estar controlados, ya que una presión masiva de personas provoca un fuerte impacto ambiental.

Del mismo modo, Ecologistas en Acción considera que es hora de que el Ayuntamiento de Sanlúcar y los Servicios Centrales de la Consejeria de Medio Ambiente, se pongan manos a la obra para llevar a cabo programas de sensibilización que perduren durante todo el año, con el objetivo de que los ciudadanos en general, empiece a valorar la biodiversidad de este parque natural. Se trata de tomar éstas y otras medidas, para intentar que estos eventos festivos dañen lo menos posible al Pinar de La Algaida.

Sabemos que estas actividades están muy arraigadas entre los habitantes del entorno, pero esto no debe ser motivo para se vaya regulando paulatinamente, con el fin de minimizar los impactos negativos que atentan sobre la vegetación autóctona.