Encuentro estatal contra la incineración de residuos en cementeras

Todas las versiones de este artículo: [English] [Castellano] [Français]

El primer encuentro estatal de la Coordinadora Estatal contra la Incineración de Residuos en Cementeras ha tenido lugar este fin de semana en Ponferrada (León), organizado por el Área de Residuos de Ecologistas en Acción y las plataformas de Montcada i Reixac, Bierzo Aire Limpio, Toledo Aire Limpio y Aire Net de San Feliú de Guíxols.

Este encuentro representa un paso más en la coordinación de unos colectivos dispersos pero con un objetivo común, destinado a aunar fuerzas y crear un interlocutor válido a nivel institucional y social capaz de conseguir que empresas e instituciones desarrollen una política de residuos más sensata y acorde a las leyes. Anteriormente la Coordinadora Estatal ya se había reunido con el Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, al que explicó sus reivindicaciones, y con Izquierda Unida, que poco después presentó una Proposición No de Ley para que el Estado asumiese su compromiso de controlar la cantidad y calidad de los residuos que se queman en las incineradoras.

La Coordinadora Estatal contra la Incineración en Cementeras considera que muchos de los residuos que están utilizando las cementeras, como neumáticos, disolventes, lodos de depuradora, harinas cárnicas, residuos industriales, etc., con el beneplácito de la administración estatal y autonómica, provocan graves impactos ambientales y a nuestra salud y queman valiosos materiales que se podrían reutilizar o reciclar.

Ecologistas en Acción recuerda que la Ley de Residuos impone el siguiente orden de prioridades: prevención o reducción, reutilización, reciclaje, valorización energética y finalmente eliminación. Es decir que los residuos quemados en las incineradoras o las cementeras no pueden contener nada reutilizable o reciclable. Sin embargo, en la práctica, las autorizaciones otorgadas a las cementeras obvian esta ley y las convierten en gestoras privadas de residuos. De este modo, las empresas no sólo se ahorran el gasto del combustible tradicional sino que cobran por destruir residuos, un negocio redondo que hace económicamente inviable cualquier iniciativa de reutilización o reciclaje.

La incineración de residuos en los hornos cementeros está regulada por la Directiva 2000/76/CE, el Real Decreto 653/2003, el Decreto del Parlamento 323/1994 y el Convenio de Estocolmo. Sin embargo, los requisitos ambientales para este sector son más permisivos que para las incineradoras de residuos, lo que explica la especial capacidad contaminante de las cementeras.

La incineración de residuos provoca la inevitable emisión a la atmósfera de sustancias de alta toxicidad para la salud, algunas sin ningún límite legal de emisión establecido, entre ellas algunos Compuestos Orgánicos Persistentes (COP), reconocidos como extremadamente tóxicos incluso en concentraciones ínfimas. Por si esto fuera poco, los hornos cementeros no tienen que someterse a un seguimiento analítico ni tienen la obligación de informar sobre la cantidad total de sustancias tóxicas emitidas a la atmósfera, que podrían ser incluso más elevadas que las emitidas por una incineradora de antigua generación.


MANIFIESTO

Manifiesto de la Coordinadora Estatal contra la Incineración de Residuos en Cementeras

En el día 10 de octubre de 2009, en Ponferrada en el edificio principal del Campus universitario hemos constituido la Coordinadora Estatal contra la Incineración de Residuos en Cementeras.

Este encuentro surge de la necesidad de aunar esfuerzos entre asociaciones y plataformas preocupados por los efectos negativos que para la salud de las personas y del medio ambiente tiene la incineración de residuos en las cementeras.

Los efectos de la incineración sobre la salud no pueden circunscribirse al mero ámbito autonómico, y conscientes de que afecta a la sociedad en general, plataformas de todo el Estado Español nos hemos unido con el objetivo común de rechazar esta práctica denominada eufemísticamente “valorización energética“

Existe una falta de compromiso y sensibilidad tanto por parte de la industria cementera como por las fuerzas políticas de nuestro país, que priman la incineración de residuos a pesar de que las recomendaciones de la OMS y las comunidades científicas y médicas demuestran los graves perjuicios que supone para la salud de las personas.

Este encuentro nos ha reafirmado aun más en la postura de seguir difundiendo los peligros de la incineración y mostrar nuestro más enérgico rechazo a estas prácticas que van contra los principios de Jerarquía de Residuos y Prevención. Rechazamos una política de residuos que defienda la incineración, fomentando con ello, la generación de los mismos.

Por todo ello manifestamos nuestro rechazo a la incineración de cualquier residuo en las industrias cementeras, así como en cualquier otro tipo de incineración de residuos y exigimos a las administraciones públicas, políticas de gestión de residuos respetuosas con el medio ambiente basadas en la reducción, reutilización y reciclaje y el cumplimiento de los derechos fundamentales contemplados en nuestra carta magna, y que deben primar en una sociedad democrática, como son el derecho a la participación e información y el derecho a la salud.