La Generalitat Valenciana autoriza una modalidad de caza declarada ilegal

Las Cortes Valencianas han aprobado la propuesta de modificación de la Ley de Caza de la Comunidad Valenciana presentada por el Grupo Parlamentario Popular, donde se autoriza la práctica el parany, método de caza masivo y no selectivo prohibido por la Directiva 79/409/CEE del Consejo, de 2 de abril de 1979, relativa a la conservación de las aves silvestres (Directiva Aves).

Desde la integración de España en la Unión Europea, la Generalitat Valenciana, la del PSOE y la del PP, ha puesto en práctica todos los medios a su alcance para crear un marco jurídico en el que sustentar la autorización por sus órganos medioambientales de ese método prohibido de caza. Hasta la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) de 17 de octubre de 1997, confirmada por otra del Tribunal Supremo (TS) de 15 de abril de 2002, la Generalitat Valenciana autoriza el “parany” con el respaldo de una instrucción interna. Se justifica la autorización primero en daños a la agricultura, más adelante en la tradición y finalmente en fines de investigación, buscando encajar la autorización entre las excepciones del artículo 9 de la Directiva Aves.

Tras la sentencia del TSJCV, la Generalitat Valenciana es, si cabe, más osada. Promulga el 12 de septiembre de 2000 un Decreto, el 135/2000, que establece las condiciones y requisitos para la concesión de autorizaciones excepcionales para la caza de tordos con “parany” en la Comunidad Valenciana. La regulación se justifica de nuevo en la tradición y plantea como posibilidad técnica el milagro de la transformación del método ded caza masivo y no selectivo a un método no masivo y selectivo mediante el establecimiento de condiciones restrictivas de utilización. El Decreto fue anulado por la sentencia del TSJCV de 27 de septiembre de 2002, confirmada por otra del TS de 22 de junio de 2005. Este Decreto provocó el recurso de la Comisión de las Comunidades Europeas ante el Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea (TJCE), proceso concluido con sentencia de 9 de diciembre de 2004 en la que se declara que el Reino de España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de los artículos 8.1 y 9.1 de la Directiva 79/409 CEE del Consejo, de 2 de abril de 1979, relativa a la conservación de las aves silvestres, al tolerar la práctica de la caza con liga en el territorio de la Comunidad Valenciana mediante el método conocido como “parany”.

A pesar de la reiterada declaración por los Tribunales autonómico, estatal y europeo del carácter masivo y no selectivo y, por tanto, prohibido del “parany”, la Generalitat Valenciana nos proporciona el último capítulo de esta historia con el intento de aprobar la reforma de los artículos 7 y 10 de la Ley 13/2004 de 27 de diciembre, de caza de la Comunidad Valenciana.

Pretendiendo aprobar una ley autonómica, declarando que el “parany” es un método tradicional de caza aludiendo a los resultados de estudios científicos que han intentado demostrar, por una parte, la posibilidad de emplear sustancias inocuas en la captura haciendo posible la posterior liberación de las aves y, por otra, que con unas medidas de control eficaz se pueden cumplir las cuotas de captura establecidas garantizando así el carácter selectivo y no masivo del método. Sin embargo estos estudios no demuestran de manera rigurosa estas dos propuestas. Cabe recordar que esta declaración unilateral a nivel autonómico choca de frente con la Ley de rango estatal 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, pues la liga (pegamento utilizado en el Parany) se incluye en el Anexo VII como un procedimiento para la captura o muerte de animales y modos de transporte que queda prohibido por ser masivo o no selectivo.

Las asociaciones ecologistas consideran que esta última ocurrencia de la Generalitat Valenciana suena a broma de mal gusto y prende la posibilidad de una demostración científica del carácter no sólo selectivo sino también no masivo del “parany”. Detrás de la aparente asepsia científica se esconde el propósito de la Generalitat Valenciana de seguir autorizando lo inautorizable, ganando tiempo mientras el tema se debate por tercera vez ante los Tribunales. La Generalitat Valenciana se burla, aunque no nos sorprende, de Europa, de los españoles y de los ciudadanos valencianos y quiere “vendernos la moto” de que nada es lo que parece sino todo lo contrario.

SEO/BirdLife, Acció Ecologista-Agró, GECEN, GER y APNAL-Ecologistas en Acción




Visitantes conectados: 511