Los olmos blancos de Quitapesares amenazados por el campo de golf

Ecologistas en Acción de Segovia, Asociación Centaurea, Foro Cívico Ciudadanos por Segovia y Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA) han solicitado a la Consejería de Medio Ambiente de las Junta de Castilla y León medidas urgentes para evitar la extinción de la especie del olmo blanco (’ulmus laevis’), cuya mayor población de la península se encuentra en la finca de Quitapesares.

Esta población de olmo blanco consta de unos 80 ejemplares cuyos troncos superan los 30 centímetros de diámetro y alcanzan entre 15 y 25 metros de altura; aparecen distribuidos en unas 58 hectáreas del total de 116 hectáreas de la finca donde la sociedad Segovia 21 construye el campo del golf de La Faisanera.

Las organizaciones ecologistas y ciudadanas que hacen esta petición señalana que las obras del campo de golf «suponen un impacto crítico e irreversible sobre esta olmeda amenazada y la ponen en grave riesgo de desaparición permanente». De ahí que soliciten a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta «la inmediata inclusión de la especie en el Catálogo de Flora Protegida de Castilla y León, en la categoría ’en peligro de extinción’». También piden «la paralización de las obras en la finca».

Los científicos afirman que esta población de olmo blanco es «de gran importancia genética ya que cuenta con un elevado número de individuos que no presentan síntomas de la enfermedad de la grafiosis, letal para los olmos». Sin embargo, estas organizaciones indican que «los sistemas de drenaje proyectados para el campo de golf significarían la desaparición de los olmos que sobrevivan a la roturación de la finca».