Tablas de Daimiel: la Junta obstaculiza la regeneración hídrica

Las organizaciones ecologistas Ecologistas en Acción, SEO-Birdlife y WWF han reiterado tanto al Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino como ante la Junta de Castilla-La Mancha su oposición al trasvase de agua desde la cuenca del Tajo a las Tablas de Daimiel.

Esta oposición se fundamenta en el convencimiento de que el envío de agua del Tajo no es la solución para la futura recuperación de las Tablas de Daimiel y del Acuífero 23, en las evidentes incertidumbres, trasladadas incluso por el propio Ministerio, de que haya disponibilidad de agua en el Tajo en enero; y, especialmente, en la existencia de alternativas viables a corto y medio plazo para que llegue agua del Guadiana al Parque Nacional.

Las organizaciones ecologistas consideramos que es hora de que de una vez la Cuenca del Guadiana asuma su responsabilidad en la recuperación de las Tablas y de que se deje de sacrificar el río Tajo en aras a los intereses del Segura y, ahora, de la Mancha.

La postura de las organizaciones ecologistas fue trasladada a Josep Puxeu, Secretario de Estado del MMARM, y ante la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, en forma de protesta ante la sede de la Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda en la que han tenido lugar las reuniones del Consejo Regional del Agua y del Consejo Asesor de Medio Ambiente.

Las organizaciones ecologistas reclamamos de la Junta de Castilla-La Mancha un cambio radical de política agraria en la Mancha que facilite la reconversión del regadío en la zona. La incentivación del regadío, la postura condescendiente ante los pozos ilegales y la inacción ante el deterioro ambiental en el entorno del Parque Nacional, que guían la política de la Junta en este asunto es el mayor obstáculo que tiene el Parque Nacional y el Acuífero 23 para su recuperación.

Con una pancarta bajo el lema, “Agua del Guadiana para las Tablas de Daimiel” desplegada ante la sede de la Consejería, los grupos ecologistas reiteramos nuestra apuesta por apagar los incendios y facilitar la recuperación del Parque Nacional empleando agua de pozos cercanos al Guadiana. Esta solución está dando buenos resultados ya, de hecho el MMARM, ha señalado que se va a ampliar en próximas fechas, pero siempre en terrenos o con derechos de titularidad pública.

Ecologistas en Acción, SEO-BirdLife y WWF exigimos que ante la situación de emergencia y la preponderancia de las demandas ambientales que ampara la Ley de Aguas se lleven al Parque, de forma temporal, aguas de las concesiones privadas. Dependiendo de las concesiones que se empleen, sólo con 30 - 60 pozos como los que usa ahora el Parque Nacional en apagar los incendios de turba sería posible atajar la crisis sin recurrir a las improbables aguas del Tajo.




Visitantes conectados: 761