La Junta pretende la destrucción de las fincas Guadalquitón y Borondo

La Junta de Andalucía pretende habilitar la destrucción de las fincas Guadalquitón y Borondo,en contra de sus propios actos de protección.

Últimamente está circulando un borrador del tan esperado POTCG (Plan de Ordenación del Territorio del Campo de Gibraltar) y que para general
conocimiento, puede consultarse en gracias a la iniciativa de un partido político.

Esta asociación, en aras de permanecer fiel a sus principios de protección ambiental, ve con enorme preocupación multitud de aspectos en el documento que considera imprescindible modificar antes de que el mismo salga a exposición pública.

Uno de los aspectos contenidos en él, supone la “habilitación” para poder construir en unos parajes naturales únicos en Europa, y que milagrosamente hasta la fecha, se han preservado frente a la voracidad de las políticas urbanizadoras.

Este paraje, formado por las fincas Guadalquitón y Borondo, constituye por definición un resto del Parque Natural de los Alcornocales (aunque nunca se ha incluido en él), y frente a los valores protegidos en éste, una singularidad única en Europa como es el único bosque de alcornoques con frente marítimo, y en el que subsisten biotipos asociados a las dunas móviles y a la confluencia de los ríos Guadalquitón y Borondo antes de su desembocadura al mar.

La mencionada “habilitación” viene en el POTCG, de su delimitación como
“Área de Oportunidad de Dinamización turística” y la falta de protección integral del resto de las fincas, que, en última instancia, permitiría la construcción de otras edificaciones asociadas al suelo no urbanizable.

El caso resulta especialmente preocupante toda vez que, sobre las
mencionadas fincas, y dentro de la tramitación de Declaración de Impacto Ambiental, la Consejería de Medio Ambiente, con fecha 1 de Abril de 2003, emitió un informe “vinculante” en el que se manifestaba:
“Declarar INVIABLE las pretensiones de desarrollar un planeamiento sobre parte de la zona, en razón de las cualidades medioambientales de la misma”.

Que, con esos antecedentes, la Junta de Andalucía pretenda ir en contra de sus propios actos y permitir la promoción privada, destruyendo un paraje natural que, como poco, debería haberse contemplado en el POTCG como Espacio Natural Protegido y candidato excepcional para su incorporación al Parque Natural de los Alcornocales, es cuando menos preocupante, y máxime en un entorno en que existe suelo urbanizado turístico vacante de al menos 500 hectáreas.

Exigimos por tanto a la Junta de Andalucía, como promotor del mencionado POTCG que proteja los suelos de Guadalquitón-Borondo frente a las presiones inmobiliarias en razón de su excepcionalidad medioambiental y no sea partícipe de estas propuestas, dado que en ningún momento puede aducir desconocimiento de su valor y la necesidad de su protección integral.

Por último, conjuntamente la Asociación ALDEPAMA y Ecologistas en Acción manifiestan su total predisposición de participar de los procesos de participación y acudir a cuantos organismos nacionales e internacionales sean necesarios para proteger este espacio natural único formado por las fincas Guadalquitón y Borondo y su frente marítimo.