Alfarnate se declara Zona Libre de Transgénicos

El municipio de Alfarnate aprobó, por unanimidad la moción propuesta por la Federación Provincial de Ecologistas en Acción Málaga, declararse Zona Libre de Transgénicos, convirtiéndose así en el segundo municipio de la provincia libre de transgénicos, siguiendo el camino abierto por Totalán, pionero en esta iniciativa.

Como solución a esta situación, la asociación ecologista insiste en la aplicación del modelo de Soberanía Alimentaria, que propone el acceso a los recursos (agua, tierra y semillas) por parte de los pequeños productores locales y la agricultura ecológica sean prioritarios.

Las Zonas Libres de Transgénicos son espacios donde los transgénicos no tienen cabida, a partir de ahora, el ayuntamiento de Alfarnate al declararse libre de transgénicos se compromete a debatir sobre los transgénicos y a posicionarse en contra de su cultivo; a garantizar que en los que en los establecimientos dependientes del Ayuntamiento no se expendan comidas o bebidas que contengan ingredientes derivados de OMG (organismos modificados genéticamente); a promover que los establecimientos privados de venta de alimentos sitos en el término municipal no sirvan o vendan alimentos manipulados genéticamente o productos derivados y a promover que los agricultores del municipio apuesten por estrategias agrícolas sostenibles, evitando el cultivo de transgénicos.

La Federación Provincial de Ecologistas en Acción Málaga y la asociación Siempreviva felicitan al consistorio por hacer suya esta iniciativa que contó con los votos de todos los grupos políticos de la corporación municipal (PSOE, IU y PP).

La medida es novedosa en Málaga pero no en Europa, donde más de 170 regiones europeas y 4.500 gobiernos o entidades locales se han declarado Zonas Libres de Transgénicos para proteger las economías locales, su medio ambiente y la salud de sus habitantes.

Irlanda, Francia, Austria, Grecia, Luxemburgo, Hungría, Italia, Polonia y Alemania mantienen prohibiciones sobre el cultivo de organismos modificados genéticamente. Mientras que estos países aplican el principio de precaución ante los riesgos ambientales, sociales y para la salud de estos cultivos puestos de manifiesto por numerosos estudios científicos.

Cabe recordar, que España es el único país de la Unión Europea que los cultiva a gran escala, en el 2009 se cultivaron 76.057 hectáreas de maíz modificado genéticamente.
La FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha hecho pública la cifra de más de 1000 millones de hambrientos en el 2009, lo que nos aleja del Objetivo del Milenio propuesto en 1996 por la ONU de reducir a la mitad el número de hambrientos (800 millones entonces).

Para Ecologistas en Acción, la excusa de que los alimentos transgénicos son una solución para el hambre en el mundo está demostrando ser una quimera, que representa un continuismo del modelo que nos ha arrastrado a esta dramática cifra.