Sorprendente absolución de Afán de Ribera

Entiende escandalosa la absolución de Afán de Ribera y los empresarios del Guadaíra y denuncia públicamente el doble rasero con el que la Justicia resuelve los asuntos de carácter medioambiental en función de la capacidad económica de los imputados. La sentencia absolutoria del secretario de ASAJA ha coincidido con el ingreso en prisión del Pastor de Arcos de la Frontera desde el pasado 9 de febrero, tras ser denunciado por el dueño de una finca donde sus ovejas comieron unos algarrobos

Ecologistas en Acción entiende que la Justicia en Andalucía deja en una preocupante situación de indefensión al medio ambiente en nuestra comunidad autonóma. El archivo del proceso penal contra Boliden-Apirsa por el vertido tóxico de la mina de Aznalcollar, sin duda una de las mayores catastrofes ecológicas en la historia Europea, la reciente absolución de los siete imputados por vertidos altamente contaminantes al río Guadaíra, la concesión de las autorizaciones a las Centrales Térmicas de Arcos y Huelva, denegadas por los ayuntamientos y concedidas por los jueces y un largo etcétera, evidencian la absoluta impunidad de industriales, multinacionales y grandes propietarios para destruir el medio ambiente en Andalucía.

No se entiende la absolución de Afan de Ribera, cuando los máximos expertos en ecología de peces en nuestra comunidad atestiguaron como peritos los daños de la actuación a una de las especies en mayor riesgo de extinción en Andalucía, el fartet o salinete, motivado por la canalización del Arroyo Salado y la apropiación para uso agrícola de más de 100 hectáreas de la llanura de inundación de este río. A su vez los técnicos competentes en la materia, tanto de Confederación Hidrográfica del Guadalquivir como de la Consejería de Medio Ambiente, evidenciaron en sus comparecencias que las actuaciones del Secretario de ASAJA fueron contrarias a Derecho, excediendo con creces la autorización para la limpieza de cauces que tenía concedida y desoyendo y desobedeciendo de forma palmaria la reiteradas órdenes de paralización que le fueron notificadas.

En cambio el Juez de lo Penal de la Audiencia ha atendido las alegaciones del acusado y las declaraciones de sus peritos sobre informes, algunos de los cuales, como demostró el Ministerio Fiscal y las acusaciones personadas en la vista oral, no habían sido ni siquiera redactados por los mismos. Ecologistas en Acción considera que el juez ha interpretado con la falta de objetividad necesaria las pruebas practicadas.

Ecologistas en Acción se reserva una vez conocido y analizado el contenido de la Sentencia Absolutoria, los recursos y las acciones legales que pudieran derivarse contra dicha sentencia. Así como, el inicio por vía administrativa de las actuaciones necesarias que garanticen la sanción del daño y su restauración.