Contra la candidatura de Villar del Pozo para la instalación del ATC

Ecologistas en Acción de Ciudad Real ha mostrado su rechazo contundente a la posibilidad de instalar el Almacén Temporal Centralizado de residuos radiactivos en el municipio de Villar del Pozo, candidatura que a todas luces se muestra como inviable por diversos motivos, y pide que se investigue al alcalde por irregularidades en el empadronamiento.

Entre las razones que esgrimen, se encuentra la propia configuración y extensión del municipio de Villar del Pozo, uno de los más pequeños de la provincia de Ciudad Real, con tan solo 13 km2, de los cuales casi un tercio (4 km2) se encuentran ocupados por el aeropuerto de Ciudad Real y el propio núcleo urbano. Esto hace que solo se pueda instalar en la zona más serrana del municipio que se corresponde con la parte norte del Macizo de Calatrava, lo que supondría grandes movimientos de tierra para desmantelar los cordales cuarcíticos que caracterizan esta zona y que se encuentran protegidos por la Ley de Conservación de Castilla-La Mancha. A ello se une que Villar del Pozo, al igual que todo el Campo de Calatrava, se encuentra en una región volcánica activa, tal y como han demostrado los trabajos del grupo de investigación GEOVOL de la Universidad de Castilla-La Mancha. La presencia de volcanes conlleva numerosos riesgos entre los que destacan, en el caso de Villar del Pozo, las emanaciones difusas de CO2 como ocurre en los famosos Hervideros de este pueblo, a lo que se une la inestabilidad geológica que quedó demostrada hace dos años con el terremoto de Pedro Muñoz de 2007 que produjo numerosos desperfectos en el Campo de Calatrava como el hundimiento de parte del teatro burgués de Almagro.

Por otra parte, la presencia del propio aeropuerto de Ciudad Real constituye un riesgo de seguridad ante cualquier accidente aéreo que pudiera producirse en esta infraestructura aérea y su entorno, algo que no es improbable debido a la presencia de numerosas aves de gran tamaño en la colindante ZEPA del Campo de Calatrava.

Otro motivo es la cercanía de la capital provincial, a menos de 20 km, y su área de influencia que reúne a una población superior a 100.000 personas que estarían expuestas a un altísimo riesgo si sucediera un accidente en el ATC.

Además, Ecologistas en Acción denuncia que esta propuesta parte de un alcalde que no vive ni trabaja en su pueblo, sino en Ciudad Real capital, un alcalde cuya legitimidad esta puesta en entredicho por la irregularidades promovidas por él en el empadronamiento de su municipio para conseguir ser elegido. Entre ellas se encuentra tener gente empadronada en casas derruidas o más de diez en donde solo vive una persona, tal y como han denunciado los propios vecinos. En este sentido, Ecologistas en Acción quiere aprovechar para solicitar a la Fiscalía de Ciudad Real que investigue al alcalde por estas actuaciones fraudulentas.

Por todo ello, para los ecologista la posición del Ayuntamiento de Villar del Pozo es un brindis al sol y una llamada de atención ante la grave situación que están viviendo los municipios del entorno del Aeropuerto de Ciudad Real y que demuestra que el aeropuerto ha traído la ruina económica y demográfica a pueblos como Villar del Pozo, Cañada de Calatrava y Ballesteros de Calatrava.

Para Ecologistas en Acción-Ciudad Real la instalación del ATC supone la asunción de unos riesgos medioambientales y para la salud que hipotecaría el futuro de la comarca del Campo de Calatrava durante decenas de años, y en el caso de que produzcan accidentes, durante siglos o milenios.

Por otra parte alertan que por mucha seguridad que acompañe a estas instalaciones, nunca se alcanzará el riesgo cero, por lo que la eventual circunstancia de un accidente que puede derivar consecuencias gravísimas durante larguísimos periodos de tiempo, es el condicionante fundamental bajo el que debe valorarse este tipo de proyectos.

Ecologistas en Acción de Ciudad Real quiere reiterar su oposición a la energía nuclear como generadora de residuos radiactivos, exigiendo al Gobierno Regional de Barreda un pronunciamiento claro y contundente contra cualquier tipo de instalación nuclear en Castilla-La Mancha. Al mismo tiempo solicita a los dos grandes partido regionales, PSOE y PP, que sean coherentes con su actual postura anti-ATC y trabajen por el cierre programado de la central nuclear de Trillo, pues no se puede estar en contra de los residuos radiactivos y a la vez contribuir a producirlos con el funcionamiento diario de una central nuclear.