Salvaje tala de 18 almezos junto al camino público municipal

Ecologistas en Acción presentará a lo largo de la mañana de hoy, una denuncia ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil y la Policía Local perteneciente al Ayuntamiento de Córdoba, por el arboricidio de 18 almezos adultos, de una medida de edad aproximada de 60 años. Los ejemplares talados salvajemente estaban situados en hilera, justo en el inicio del camino público municipal nº 68 “Camino de la Barca” (Córdoba). La mayoría de los almezos, de un considerable porte y altura, estaban en un buen estado de conservación. Esto se puede apreciar en las ortofotos aéreas a color que gratuitamente se pueden visualizar en internet. En la imagen, se puede advertir de forma nítida, una frondosa y extensa hilera de almezos que no sabemos porque razón, alguien ha decidido eliminarla de raíz.

Esta especie de árbol se considera poco abundante, a pesar, de que en los últimos años se ha extendido su uso en la jardinería pública debido a su elevada capacidad de adaptación a un entorno ciertamente hostil, su aspecto decorativo, y su excelente sombra. Es un árbol que en su comportamiento natural de distribución se asocia a bordes de huertas o de caminos parcelarios -como es este caso-, a zonas próximas a cursos de agua. También se pueden observar junto a estructuras edificatorias como molinos, lagares y cortijos, etc.

Vista de los Almezos brutalmente talados

En Andalucía es particularmente escaso, y por su importancia desde un punto de vista etnobotánico está incluido en el Libro Rojo de la Flora Amenazada de Andalucía, elaborado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, como “Vulnerable”.

Ecologistas en Acción considera imprescindible que desde el Ayuntamiento de Córdoba, y en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente, se aborde con la mayor urgencia la elaboración de un catálogo que recoja los árboles y arboledas singulares – en base a aspectos morfológicos e históricos-culturales- de Córdoba y su periferia. Este catálogo debería de establecer algún régimen de protección, que sirva para evitar desmanes y daños irreparables sobre la vegetación natural y ornamental.