El nuevo vertedero de Toledo se puede y se debe cambiar de sitio

El nuevo Plan de Residuos de Castilla-La Mancha permite la instalación del vertedero del Área 7 en un emplazamiento distinto a Dehesa Aceituno o el mantenimiento del actual.

Ecologistas en Acción insiste en la necesidad de hacer un nuevo estudio de alternativas y reubicar el nuevo vertedero de Toledo fuera de Dehesa Aceituno y trasladarlo a zonas degradadas donde no se afecte a zonas habitadas ni a espacios naturales de interés.

El pasado 27 de noviembre de 2009, el Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicaba el Decreto con el nuevo Plan de Gestión de Residuos Urbanos de Castilla-La Mancha. En él se incluye una Disposición derogatoria del Decreto 70/1999, de 25 de mayo, por el que se aprobó el Plan de Gestión de Residuos Urbanos de Castilla-La Mancha anterior.

En el nuevo Plan no se hace referencia ni a la necesidad, ni a la previsión de un nuevo vertedero para el Área de Gestión nº 7 (Toledo-Centro Norte). Tampoco hace referencia a donde se deberían ubicar nuevos vertederos en caso de ser necesarios. Entre otras cosas elimina la obligación establecida en el Plan anterior de que el vertedero provincial se deba ubicar en el municipio de Toledo. En ninguna de las 280 páginas que componen el Decreto se menciona tampoco que quede algo pendiente de ejecutar del plan anterior, ni se recoge ninguna partida presupuestaria para dicho fin.

Respecto a instalaciones de la AGES 7, el nuevo Plan sólo señala sin mencionar para nada el proyecto de nuevo vertedero lo siguiente:

“En el AGES 7 se encuentran las siguientes instalaciones:
- un Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos en Toledo, puesto en marcha en 2003,
consistente en una planta de selección, una planta de compostaje, un vertedero de rechazos y un punto limpio, y
- seis Estaciones de Transferencia, sitas en Torrijos, Cedillo del Condado, Ocaña, Orgaz, Consuegra y El Romeral.

En 2009 se inauguró la nueva línea de selección automatizada, en la cual se tratan alternativamente tanto el RU en masa o “Resto” como los Envases Ligeros procedentes de la recogida selectiva del contenedor amarillo”.

En conclusión, el nuevo vertedero ha quedado en un limbo entre el Plan antiguo y el Plan nuevo, lo que abre la vía para que se pueda valorar de nuevo su situación partiendo de cero, en particular en lo que al emplazamiento se refiere.

Ecologistas en Acción considera que estas indefiniciones, buscadas o no, del texto del nuevo Plan abren la posibilidad tanto a que se mantenga el vertedero actual con su planta de tratamiento como a que, si de verdad es necesario un nuevo vertedero, se busque el emplazamiento más adecuado en el municipio de Toledo pero sin descartar el resto de la provincia.

Así las cosas, Ecologistas en Acción emplaza a las Administraciones involucradas en este conflictivo proyecto y en especial al Consorcio de Servicios Medioambientales a que hagan un nuevo estudio de alternativas que cumpla con la legalidad, asunto sobre el que los Tribunales se han pronunciado recientemente.

Ecologistas en Acción cree que si no se quiere alargar indefinidamente el conflicto del nuevo vertedero, al que le quedan todavía contenciosos por dirimir en los Tribunales, no se debe perder ni un segundo más en seleccionar otro emplazamiento y otro proyecto.

También, para que no quepa ninguna duda, Ecologistas en Acción recuerda que nuestra posición es que la basura de la provincia se debe gestionar prioritariamente en el municipio que más genera y que sólo la ausencia de alternativas viables y un acuerdo institucional podría permitir valorar otros municipios distintos del de Toledo. Lo que no es de recibo es que el emplazamiento del vertedero se haya decidido en función de los intereses de los promotores inmobiliarios y no de los de la ciudadanía y del medio ambiente y que a día de hoy se vea cada vez más oscura la salida a este conflicto.