Vertido de fuel-oil en la antigua fábrica Tableros del Sur

Alwadi-ira-Ecologistas en Acción denuncia que se ha producido un grave vertido de fueloil. El vertido, proveniente de un depósito al aire libre en las antiguas instalaciones de la factoría “Tableros del Sur”, de Alcalá de Guadaíra, amenaza a la urbanización “Cerro Clavijo” y al “arroyo de Marchenilla”.

Otro depósito con 100.000 kilogramos de fuel-oil, ubicado en un lugar de la factoría que dista escasos 30 ó 40 metros de la urbanización de “Cerro Clavijo”, se encuentra sin sus cinco tapas de cierre, supuestamente, sustraídas y cercano a un lugar donde se encuentran almacenadas cientos de puertas de madera, lo que creemos supone un riesgo ante cualquier conato de incendio.

Igualmente, nos hacemos eco y alertamos sobre el rumor, por confirmar, de la presencia en las instalaciones de dos “cápsulas radioactivas” que servirían para el funcionamiento de la maquinaria que hoy se encuentra expuesta al continuo “saqueo” que, en estos momentos, sufre la abandonada factoría.

Alwadi-ira–Ecologistas en Acción pondrá esta semana los hechos en conocimiento de las Delegaciones Provinciales de Medio Ambiente e Innovación Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra y Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil.

Creemos necesaria una urgente intervención pública y la exigencia de responsabilidades a la empresa. Nos solidarizamos con los trabajadores de la plantilla que venían prestando servicios bajo la denominación de “FORESTAL MOBEL Y DESPIECE DEL MUEBLE”, pertenecientes al “Grupo CHUECA” y a los que se les adeuda varios meses de salarios. Exigimos se les indemnice por daños y perjuicios, tanto a la plantilla actual como a los antiguos trabajadores y se les busque una salida laboral digna.

Desde Alwadi-ira–Ecologistas en Acción exigimos, a la empresa y a las administraciones públicas con competencias, la descontaminación de los terrenos pertenecientes a la antigua empresa “Tableros del Sur”, dado que son muchos los productos altamente contaminantes que se han utilizado a lo largo de muchos años en la producción de tableros, puertas y muebles; se evacue el depósito de 100.000 kilogramos de fuel-oil; se investiguen posibles fuentes de radioactividad en dichas instalaciones; y la ubicación de las supuestas “capsulas radioactivas” por el CNEA; se desmantelen las instalaciones; se restaure el conjunto y se incorpore como Parque junto a los molinos del arroyo de Marchenilla al futuro Parque Cultural de Los Alcores.