Tendidos eléctricos

Cada año decenas de miles de aves, cincuenta mil según los cálculos menos pesimistas, mueren en España por electrocución o colisión contra los tendidos eléctricos. Muchas de las cerca de 40 especies amenazadas por este problema están en peligro de extinción, y las estrategias y los planes de recuperación del Ministerio de Medio Ambiente y de las Comunidades Autónomas recogen desde hace años como medida urgente a poner en práctica la remodelación de las torretas y la señalización de los cableados en las líneas eléctricas más peligrosas. Sin embargo esto no se está haciendo, y poco a poco el problema de los tendidos eléctricos ha vuelto a encabezar la lista de amenazas para la avifauna silvestre. De hecho, junto al veneno e incluso superándolo en muchas zonas, los accidentes con tendidos eléctricos vuelven a ser la primera causa de ingreso de aves en los hospitales de fauna silvestre.

Los datos, a pesar de ser sólo parciales, dado que los muestreos en busca de aves accidentadas en tendidos son escasos y discontinuos, son dramáticamente espectaculares para algunas especies. En los últimos 12 años se han recogido 68 águilas imperiales electrocutadas, ocho de ellas en este último año. Sólo en la provincia de Toledo han muerto electrocutadas más de 50 águilas perdiceras en los últimos 10 años y estudios de radioseguimiento demuestran que un tercio de los jóvenes de esta especie mueren en el primer año de vida por esta causa. La población de alimoches existente en las Canarias está a punto de extinguirse a causa de las electrocuciones. Este mismo verano eran recogidas más de 200 cigüeñas blancas electrocutadas junto a un sólo vertedero. Y así un largo etcétera que abarcaría igualmente a especies como la cigüeña negra, buitre negro, halcón peregrino, águila real, búho real, grulla o avutarda, por citar sólo algunas de las especies más conocidas.

El problema de las electrocuciones afecta fundamentalmente a rapaces y cigüeñas y viene provocado por el inadecuado diseño de las torretas eléctricas, donde las distancias entre los conductores y las zonas de posada de las aves son demasiado cortas. En su momento, en algunas de las zonas de más riesgo se aislaron torretas y cableados, y el efecto de la medida se dejó sentir muy positivamente en algunas especies, como en el águila imperial ibérica. Sin embargo, muchos de los aislantes instalados se han deteriorado con el paso del tiempo y han dejado de ser eficaces, volviendo a producirse electrocuciones.

Por su parte, el problema de las colisiones se deja sentir en especies como las avutardas, las grullas y, de nuevo, las cigüeñas. También, afecta bastante más de lo que se piensa a aves de pequeño y mediano tamaño, como muchas de las paseriformes que pueblan nuestros campos. En este caso, la inadecuada o inexistente señalización de los cableados supone un serio problema que resultaría muy fácil de evitar con dispositivos de visualización que son fácilmente accesibles en el mercado.

Sin duda, los tendidos eléctricos son una de las principales causas de mortalidad no natural de la avifauna. Para combatirla, Ecologistas en Acción está trabajando sobre el terreno para que las autoridades y las empresas eléctricas pongan los medios que eviten estas muertes, remodelando los tendidos peligrosos y previendo que los nuevos no lo sean.
La campaña ACCIÓN TENDIDOS de Ecologistas en Acción incluye las siguientes actuaciones prioritarias:

-  recopilar información sobre el terreno de la existencia de tendidos peligrosos

-  denuncia ante las autoridades ambientales y las empresas eléctricas para que se remodelen los tendidos peligrosos

-  coordinación de información y acciones con SEO-BirdLife, WWF-Adena y otras organizaciones ambientalistas, en particular para conseguir financiación y una normativa estatal y autonómica de medidas de carácter técnico en instalaciones eléctricas de alta tensión con objeto de proteger la avifauna.

-  acciones de sensibilización que involucren a la sociedad, en particular a las administraciones y a las empresas eléctricas en la solución de este gravísimo problema

Dentro de esta campaña hemos conseguido que se remodelen algunos tendidos en los que se habían electrocutado ejemplares de varias especies, algunas de ellas en peligro de extinción.




Visitantes conectados: 607