Derroche de dinero público en regeneraciones de playas

Ecologistas en Acción ha venido año tras año mostrando su oposición a la política de “regeneración” de playas que viene aplicando la Demarcación de Costas, presionada por el Ayuntamiento, por entender que sólo consigue llenar de arena cada verano las playas para que de nuevo los temporales se la lleven en invierno, ya que ni se estudian ni se corrigen las causas estructurales de la pérdida de arena de las playas. En las dos últimas décadas la Demarcación de Costas ha gastado 2.556.242 € en diez actuaciones que han terminado siempre igual, tras el espejismo turístico del verano se vuelve a perder la playa.

En numerosas ocasiones nos hemos dirigido a la Demarcación de Costas para reiterarle nuestra oposición a los proyectos de rellenar de arena las playas de Fuentebravía y El Aculadero, pues supone simple y llanamente seguir tirando el dinero público.

En los últimos años incluso se ha rellenado la playa con arena de cantera, provocando otro impacto ambiental en las zonas de extracción. El tiempo nos da la razón, y de nuevo Fuentebravía ha perdido toda la arena que se le echó el año pasado. ¿Y Ahora qué, no ha responsables de este desastre?. ¿Toda la culpa a los temporales que se suceden invierno tras invierno?. Es evidente que una de las principales causas son las construcciones en la misma playa, en base a un deslinde desafortunado y lamentable que permitió la urbanización del acantilado y de la playa. Estas barreras aumentan la fuerza erosiva del mar, y como ha quedado patente en los últimos temporales, termina por arrasarlas. El volver a reconstruir estas barreras tal y como se está haciendo, aumentándolas incluso con escolleras, es más de lo mismo, los próximos temporales se llevarán la arena y afectará a estos aparcamientos, casetas, escaleras y edificaciones.

Quienes deberían pagar los gastos de regeneración de esta playa son los promotores que se enriquecieron construyendo edificios en terrenos que deberían estar clasificados como Dominio Público Marítimo-Terrestre, y los responsables municipales que dieron licencia para construir edificaciones en la misma playa.

Los ciudadanos no tenemos por qué pagar los desafueros urbanísticos de constructores y políticos.

Por todo ello nos vamos a dirigir de nuevo a la Demarcación de Costas para que se paralice esta supuesta regeneración de la playa de Fuentebravía y no se tome medida alguna hasta que se conozcan las conclusiones del estudio que la Demarcación ha encargado a la Universidad de Cantabria sobre las causas de la pérdida de arena.

Probablemente será mucho más barato demoler las edificaciones que invaden la playa y resolver de una vez por todas el problema. El país no está para tirar el dinero.