Alteración del cauce del río Salado

Durante un paseo por el paraje del Salobral, en el término de Luque, pudimos observar como en el margen izquierdo del río Salado se estaba levantando un muro de tierra y piedra para con el fin de desviar el paso de agua en época de crecida del río.

Esta obra, que se está realizando dentro de la zona inundable del río y altera el natural curso de las aguas, puede dar lugar a un agravamiento de los efectos de futuras inundaciones con lo que se podrían agravar
los efectos de futuras inundaciones aguas abajo y en el margen opuesto.
Para ampliar la agresión a la naturaleza; las rocas y tierra se están sacando de la roturación de un enclave forestal existente dentro de la misma finca.

El levantamiento de esta barrera no obedece a la defensa de infraestructura ni buen alguno frente a las aguas, sino más bien al intentar ganar unos metros de terreno al río para aumentar la superficie de cultivo.

Con esta actuación queda de manifiesto una vez más la incompetencia de la Agencia Andaluza del Agua, cuyo máximo responsable en la provincia es el Delegado Provincial de Medio Ambiente, Luis Rey.

Resulta totalmente incomprensible que una obra que supone la alteración de un cauce natural de dominio público y cuyo trámite administrativo se encuentra en fase de información pública pueda estar prácticamente realizada, obviando las alegaciones de posibles perjudicados y los daños que pueda producir en otros bienes públicos y privados.