Debate sobre las viviendas ilegales

El Equipo de Gobierno de Arcos (PSOE) se debate entre la normativa sobre disciplina urbanística y no molestar a los infractores de la legislación urbanística, lo que hace que no actúe con la debida valentía. La oposición con representación en el pleno, PP y Aipro( partido local), van más lejos, apoyan a la plataforma de viviendas ilegales y tachan al equipo de gobierno de intentar sólo la recaudación. Sólo IU se manifiesta de forma semejante a los ecologistas. El PA no dice nada, por ahora.

Ecologistas en Acción se ha pronunciado sobre la problemática de las viviendas ilegales en Arcos, unas 1.000, considerando que la prevención es fundamental para evitar nuevos casos y que la Junta debería no sólo sancionar sino obligar a la restauración del orden. El grupo conservacionista aboga por la demolición de todo lo ilegal construido hasta ahora, por impedir que las construcciones ilegales cuenten con acceso rodado, conexión a la red eléctrica o al abastecimiento de agua. Igualmente, pide que todos los casos se denuncien a la Fiscalía y que no se considere a las asociaciones de propietarios de viviendas ilegales como interlocutores válidos para modificar planeamientos urbanísticos de cara a una posible regularización.

La legalización sólo es posible para los ecologistas en aquellas construcciones en las que, por su antigüedad hayan prescrito las infracciones urbanísticas. Del mismo modo, Ecologistas en Acción pide que no se tome como excusa la existencia de las urbanizaciones ilegales para recalificar más suelos en su periferia y que todas las cesiones de viales, equipamientos, zonas verdes, etc. se realicen en el interior de estas urbanizaciones ilegales, procediéndose a la demolición de aquellas edificaciones que sean necesarias para posibilitar esas cesiones.

En el caso de una posible regularización de determinadas zonas, esperan que las urbanizaciones dispongan de una correcta depuración de sus aguas residuales y un compromiso temporal de cierre de pozos ciegos.