El veneno asola el valle del Tiétar

Nuevos casos en fincas reincidentes truncan la recuperación del águila imperial en el valle del Tiétar y ponen en evidencia la falta de actuaciones eficaces contra el veneno en una de las comarcas naturales más importantes de Castilla-La Mancha.

WWF y Ecologistas en Acción han recopilado información de al menos 6 nuevos casos de posible uso del veneno detectados en los últimos seis meses en el valle del Tiétar. En el más grave de ellos, en Oropesa murieron el pasado mes de diciembre siete buitres leonados.

Por otra parte, el veneno se encuentra, con toda probabilidad, detrás de la desaparición de las parejas de águila imperial de la vertiente toledana del valle del Tiétar. A pesar de que a partir de 2005 se inició una incipiente recuperación de la especie en la zona toledana del valle del Tiétar, la cual había permitido la localización de tres territorios; en la actualidad el águila imperial no se reproduce en la zona tras la desaparición de los individuos emparejados.

En las últimas décadas el águila imperial del valle del Tiétar muestra signos de estar fuertemente amenazada, casi desaparecida, sin seguir la senda de la recuperación que disfrutan otras poblaciones de la especie en el resto de su área de distribución. Sólo una fuerte presión directa, como la que provoca el veneno, explica que no se recupere la más amenazada de nuestras águilas en una zona que es idónea por su abundancia de espacios forestales y de conejo.

Otras especies que están desapareciendo del valle del Tiétar son los milanos, el real y el negro. Otras han visto fuertemente mermadas sus poblaciones, como el buitre negro, el buitre leonado, el águila ratonera o la gineta. Tampoco frecuentan la zona como lo hacían en otros tiempos, especies como el alimoche o el águila perdicera.

WWF y Ecologistas en Acción consideran que la Dirección General de Política Forestal no aplica en el valle del Tiétar las medidas contempladas en el Plan contra el Veneno de Castilla-La Mancha lo que demuestra su mal funcionamiento. Por este motivo, van a solicitar una reunión urgente para exponer sus propuestas al Director General de Política Forestal y al Director del Organismo Autónomo de Espacios Naturales (OAEN).

La falta de vigilancia, la escasa investigación de los casos, la lentitud de los análisis o la falta de reacción sancionadora de la Junta de Castilla-La Mancha, son algunos de los puntos que se quieren poner sobre la mesa. También se echan en falta iniciativas para llegar a acuerdos de custodia del territorio en áreas críticas como el valle del Tiétar, donde es urgente conseguir una gestión de la caza y la ganadería compatible con la conservación de especies amenazadas.