Un nuevo estudio confirma la presencia de mercurio en los productos pesqueros

Ecologistas en Acción alerta sobre las conclusiones del estudio que muestran que aproximadamente un tercio de la exposición al mercurio procede del atún. El atún en nuestro país es el pescado en conserva más consumido.

Un nuevo estudio sobre el riesgo de exposición al metilmercurio concluye que el atún supone un tercio del total de la exposición debida al consumo de productos pesqueros en EE UU. Estos resultados fueron publicados por el Dr. Edward Groth III en un informe revisado por expertos, titulado “Clasificación de las contribuciones de las variedades comerciales de pescados y mariscos a la exposición de mercurio en los Estados Unidos: Implicaciones para la comunicación del riesgo” y publicado por la revista Environmental Research.

El atún en conserva es el principal producto pesquero consumido hoy día en los EE UU, algo menos de 1,4 kg al año por persona, menor del español, que es de 2,05 kg/persona/año [1].

El atún contribuye en un 37% del total de mercurio en los productos pesqueros, casi seis veces más que la suma del resto de los cuatro pescados con mayores niveles de mercurio: pez espada, tiburón, carite pintado y blanquillo payaso, según el estudio.

El consumo de atún puede ser una elección tóxica, especialmente para los grupos más vulnerables: mujeres embarazadas, madres, bebés y niños hasta los quince años. Las mujeres que quieran reducir al mínimo su exposición al mercurio deben evitar el atún en cualquiera de sus formas.

El informe del Dr. Groth explica cómo las diversas especies de pescado y mariscos pueden variar hasta en 120 veces su contenido medio de mercurio, así que, según el producto que elijamos, modificamos nuestra exposición al mercurio. Para cualquier persona que coma pescado dos veces a la semana o más, es fundamental elegir pescados con bajo contenido en mercurio.

“Desafortunadamente”, dice el artículo de Groth, “la mayoría de los consumidores desconocen qué pescados tienen un alto contenido en mercurio y deben ser evitados, o cuáles lo tienen bajo y su consumo es seguro”.

Las conservas de atún “light”, el pescado más popular de la dieta americana, tiene un contenido en mercurio superior a la media. Las conservas de atún blanco y los filetes de atún tienen contenido en mercurio mucho más altos que la media.

El estudio del Dr. Groth ha encontrado que dos tercios de los productos pesqueros y 9 de los 11 pescados y mariscos más consumidos tienen bajos o muy bajos contenidos en mercurio. Por tanto, si los consumidores saben qué escoger, pueden encontrar fácilmente alternativas.