La alcaldesa de Grazalema se niega a declarar en el Juzgado

La alcaldesa de Grazalema, Mª José Lara, estaba citada el pasado día 21 para declarar como imputada por presuntos delitos de cohecho, prevaricación, falsedad y contra la ordenación del territorio en el Juzgado de Ubrique, dentro de las diligencias que se sigue por la trama de corrupción que se destapó a raíz de la Operación Pinsapar. Esta operación se inició por las denuncias de Ecologistas en Acción por el desvío del río Guadalete a su paso por el casco urbano de Grazalema para permitir la construcción de un edificio de pisos que ocupó parte del cauce público.

La alcaldesa se negó a contestar a las preguntas del abogado de las partes personadas, entre ellas Ecologistas en Acción, por lo que no aclaró su responsabilidad en este oscuro asunto. El abogado de los ecologistas le preguntó por las actuaciones que emprendió el Ayuntamiento ante la denuncia de los vecinos, en agosto de 2005, por las obras en el río, y por qué no paralizó las obras ilegales. Así mismo se le requirió que explicara las medidas que adoptó ante las reiteradas denuncias de los ecologistas contra Juan Prieto, técnico municipal también imputado en esta trama, por presunta falsedad documental. A nada de esto respondió.

Hay que recordar que las obras comenzaron en agosto de 2005, que fueron denunciadas reiteradamente por los vecinos por escrito y ante la Policía Municipal, y la alcaldesa no solo no las paró sino que con posterioridad a estas denuncias aprobó la licencia de obras. No fue hasta octubre, cuando Ecologistas en Acción denunció el desvío del río y trascendió el escándalo a los medios de comunicación, cuando la alcaldesa se vio obligada a paralizar las obras.

Por ello no deja de extrañar que la alcaldesa asegure que actuó de inmediato ante estas obras ilegales, y el secretario provincial del PSOE afirme que su actuación fue “impecable”. ¿Por qué entonces no responde a las preguntas de Ecologistas en Acción? Lara debe explicar por qué aprobó una licencia ilegal a pesar de tener perfecto conocimiento de que se esta desviando el río, tanto por las denuncias vecinales y como porque Grazalema no es tan grande como para que unas obras de esta envergadura pasen desapercibidas durante dos meses. La alcaldesa de Grazalema sencillamente miente para intentar eludir su evidente responsabilidad en un grave asunto de corrupción. La alcaldesa también tendrá que explicar por qué han desaparecido de los expedientes municipales todas las denuncias presentadas en estos últimos años por Ecologistas en Acción por obras ilegales y corrupción.

Ecologistas en Acción de Cádiz va a remitir al Juzgado toda la documentación de que dispone y que evidencia que la alcaldesa tenía perfecto conocimiento de las actuaciones ilegales del técnico municipal, de los presuntos casos de falsedad documental que se venían sucediendo para favorecer obras ilegales, y de las obras de desvío del río Guadalete, y que no actuó hasta que Ecologistas en Acción intervino y saltó el escándalo a los medios de comunicación, tras lo que paralizó estas obras ilegales cuando ya estaban ejecutadas.

Ecologistas en Acción seguirá trabajando para que este atentado ecológico no quede impune, para que se restaure el río a su estado original y paguen los responsables de esta trama de corrupción.




Visitantes conectados: 676