El “Pelotazo” de Villa Magdalena

Ecoloxistes n’Aición d’Asturies denuncia la situación del ayuntamiento de Oviedo, donde, en lugar de estar debatiendo sobre cómo satisfacer las necesidades ciudadanas,seguimos, hoy como ayer, en la lucha resistente contra políticas urbanas del gobierno municipal que atienden exclusivamente a los intereses especulativos de los promotores.

Nos anuncia el gobierno municipal que 200.000 m2 del centro de la ciudad van a ser peatonalizados, que Oviedo va a ser la ciudad del norte del país con más superficie liberada del automóvil, que el comercio de la zona saldrá beneficiado al devolver a ese tramo de Uría su carácter comercial, que volveremos a recuperar ese espacio de la ciudad para el paseo y el disfrute ciudadano, como en aquellos tiempos cuando los jóvenes paseaban durante la tarde de un lado a otro del paseo de los Álamos.

Esa es la presentación que el gobierno local hace de la operación del Ayuntamiento con la empresa Comamsa a la que se le cede el subsuelo del centro de la ciudad (junto con otras propiedades) para hacer frente al pago de una deuda, producto de una gestión desastrosa e irresponsable, la expropiación de Villa Magdalena.

Pero nos la presenta como una oportunidad para los ciudadan@s ligando la operación a la peatonalización como si esta no fuese posible sin aquella, y como casi siempre ocurre con este gobierno haciendo de la necesidad virtud.

Pero las virtudes públicas (como en la Fábula de las abejas de Mandeville) son los vicios privados de algunas familias que se enriquecen a costa de todos los ciudadan@s haciendo extraordinarios negocios especulativos. ¿Qué es sino el desmesurado incremento de valor que experimenta una propiedad debido a un dictamen jurídico, o a un simple trámite producto de una decisión burocrática?. ¿Acaso ese bien ha experimentado alguna transformación que lo haga más valioso que hace unos años?

Un somero repaso a la operación nos ayudará a comprender el despropósito. El empresario Del Fueyo adquiere a la familia Rato-Figaredo en el año 1995 Villa Magdalena (un “hotelito” de principios del siglo XX) por 3 millones de euros, la finca fue expropiada por el Ayuntamiento (según el PGOU de 1987) y valorado por el juzgado de Expropiación Forzosa en 15,8 millones de euros. La Comisión del gobierno del Ayuntamiento de Oviedo (el 27 de Noviembre de 1998) aprueba CONSIGNAR esa partida junto con los intereses e interponer contencioso administrativo. Pero este ACUERDO NO SE EJECUTA y la empresa COMANSA en el 2007 solicita la RETASACIÓN de Villa Magdalena por 63 millones de euros.

Ahora el Gobierno municipal decide (siempre con la ausencia del Sr. Alcalde que apenas acude a los Plenos) pagar a la empresa con 45.849 m2 para aparcamientos en Uria, Toreno y Marques de santa Cruz y una parcela en teatinos donde podrá construir 350 viviendas más 385 aparcamientos.

La política de este gobierno municipal en materia de suelo público, y algunas de las recalificaciones realizadas de suelo industrial a urbano en los últimos años, nos permite entender mejor y contextualizar esta nueva operación municipal.

- ¿Qué ha sido de los espacios ocupados por los talleres de RENFE en Vallobin, FEVE en Santo Domingo así como las estaciones del FEVE y Vasco (ahora en vías de recompra por el Principado a la sociedad Siglo XXI por más de 40 millones de euros cuando había pasado a esa sociedad por 6 millones)?

- ¿Y de todo el cinturón Verde siguiendo las antiguas vías del tren que formaban un semicírculo entorno a la ciudad?

- ¿Y el espacio que ocupaba el estadio Municipal Carlos Tartiere y sus calles y jardines adyacentes?

- ¿Y de las recalificaciones a urbano de los suelos industriales contaminados de la Manjoya donde se asentaba la Fábrica de Explosivos, así como los más de 5000 m2 de la Fábrica de Gas en pleno casco histórico, tan necesarios para instalar un reivindicado por inexistente contenedor cultural [1]?, y ¿el traslado de los Almacenes de ciudad Naranco a polígonos industriales, destinando esos espacios a zona residencial?

- ¿Cómo es posible estar tan endeudado, como lo está nuestro municipio, cuando se dispuso de tantísimo suelo público? ¿En qué se han invertido los beneficios de la venta de ese suelo?.

Porque si han sido inversiones productivas, como así le gustaba presentarlas al alcalde mostrando un total desprecio por lo que él llamaba “inversión improductiva” en gastos sociales. ¿Donde está (pasado el tiempo) lo ingresado como beneficios?

Una vez despojados y consumido el suelo público que existía en la ciudad ahora le toca el turno al subsuelo y nada mejor que empezar cediendo el del centro de la ciudad que además, a consecuencia de su excavación, puede causar un daño imprevisible e irreparable sobre al antiguo huerto desamortizado de San Francisco, ante esta situación, desde Ecoloxistes n’Aición d’Asturies nos preguntamos:

- ¿Cómo va a ser posible hacer ciudad en el futuro?

- ¿Cómo puede ser posible atender las necesidades de las personas tales como: vivienda, salud, educación y cultura, equipamientos deportivos y zonas de ocio, sin disponer del suelo necesario para ello?

Más del 50% de la población actual que vive en el planeta lo hace en espacios urbanos y en un porcentaje aún mucho mayor si nos referimos al centro del sistema capitalista del que nosotros formamos parte.

Esto nos obliga a que los graves problemas medioambientales que la humanidad padece deban ser resueltos también en el marco urbano, introduciendo en el planeamiento puntos de vista de la ecología urbana.

Cuando deberíamos estar debatiendo sobre cómo satisfacer las necesidades ciudadanas en ese nuevo marco, nos encontramos, hoy como ayer, en la lucha resistente contra políticas urbanas del gobierno municipal que atienden exclusivamente a los intereses especulativos de los promotores.

Esto de la especulación, estos días nos suena mucho, unos pocos hacen buenos negocios y la mayoría pagamos los déficits.

Pero ese necesario proyecto de eco-ciudad ha de ir acompañado de un extenso debate social, con participación y movilización ciudadana, que acabe con esa forma caciquil y autoritaria que acompaña todas las actuaciones del largo recorrido del actual gobierno municipal.

Las Protestas del vecindario evitaron en 1899 la edificación del frente del Campo de San Francisco con la calle de Uria, ordenado hoy como Paseo de los Álamos.

¿Vamos a permitir en el siglo XXI lo que evitaron a finales del siglo XIX?


septiembre de 2017 :

agosto de 2017 | octubre de 2017



Visitantes conectados: 416