Luces y sombras de la lucha contra los incendios forestales

Todas las versiones de este artículo: [Castellano] [Galego]

Luces y sombras de la lucha contra los incendios forestales
Un análisis de los éxitos y fracasos de los últimos diez años
de la lucha contra los incendios forestales en el Estado español

El informe “Luces y sombras de la lucha contra los incendios forestales” presentado por Ecologistas en Acción, muestra como en los últimos diez años las administraciones competentes no han adoptado las medidas necesarias para reducir el número y gravedad de los incendios forestales, por lo que Ecologistas en Acción reclama que se priorice la prevención para reducir el número de conatos e incendios y reducir las causas de los incendios.

Las principales conclusiones de este informe muestran claramente cuales han sido los principales errores o carencias de las administraciones, especialmente las Comunidades Autónomas (CC AA), en la lucha contra el fuego:

Las administraciones han primado la inversión en medios de extinción en detrimento de la prevención, logrando una mayor efectividad en la extinción de los incendios pero favoreciendo que el número de conatos e incendios no se haya reducido ostensiblemente. Además, pese al aumento de los medios de extinción estos encuentran grandísimas dificultades a la hora de extinguir los grandes incendios cuando coinciden con circunstancias climatológicas muy desfavorables, tanto por la incidencia y permanencia de temperaturas muy elevadas, como por la escasa humedad acumulada del suelo y de parte de la vegetación. En los próximos años esta situación se agravará con los efectos, ya evidentes, del cambio climático, por lo que es imprescindible priorizar la prevención, especialmente reduciendo al mínimo las causas responsables de los incendios forestales

Las CC AA no han realizado los necesarios esfuerzos para minimizar las principales causas de los incendios. Pese a que desde 2005, tras el gran incendio de Guadalajara se ha incrementado la regulación del uso del fuego en el medio natural, las CC AA no han logrado impedir que se siga utilizando el fuego con fines agrarios (quemas de rastrojos, quemas para la obtención de pastos…) durante los meses de máximo riesgo.

En la última década se ha comprobado que algunas actuaciones de las administraciones han favorecido un aumento en el riesgo de los incendios forestales por la falta de planificación y gestión forestal y la realización de repoblaciones o plantaciones con especies que favorecen los incendios, además de un desarrollo urbanístico en zonas forestales, que incrementa el riesgo de incendios forestales, y supone un elemento de distracción notable para los medios de extinción que se ven obligados a proteger dichas construcciones en detrimento del objetivo de controlar el incendio.

Pese a los avances realizados, no se ha acabado con la impunidad de los incendiarios, siendo imprescindible que se intensifiquen los esfuerzos y se incrementen los recursos en la investigación de todos los incendios y la persecución de los incendiarios, reforzando a las fiscalías, así como al Seprona y a los agentes forestales, sin olvidar que los jueces tengan una mayor formación en incendios forestales.

Tras analizar la lucha contra los incendios forestales en la última década, Ecologistas en Acción considera urgente que todas las administraciones asuman como prioridad el reducir el número de conatos e incendios y adoptar medidas extraordinarias para acabar con las principales causas de los incendios forestales.