Aves acuáticas muertas con síntomas de botulismo

Desde hace varios días Ecologistas en Acción vienen detectando la presencia de aves acuáticas muertas en algunos humedales de Baena. Aunque de momento se desconocen las causas, es posible que se pueda tratar de un brote de botulismo.

Las aves afectadas fueron localizadas durante las actividades de campo y educación ambiental que Ecologistas en Acción desarrolla en toda la red de lagunas de Baena. El pasado día 14 de agosto se empezaron a advertir las primeras aves, en concreto cinco ejemplares de ánade real. Dos días después en otra visita realizada han sido halladas cerca de medio centenar, la gran mayoría muertas, y otras con claros síntomas de incapacidad de volar, nadar y mantener el cuello erguido. Hasta la fecha han sido descubiertas 42 ánades reales, 3 gallinetas, una focha común y una espátula, todas en la laguna de la Quinta y 2 ánades reales en la laguna del Rincón del Muerto.

Ecologistas en Acción de Baena ha puesto en conocimiento los hechos a la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente solicitando que actúe rápidamente para examinar y conocer las causas de esta mortandad y la retirada de los animales muertos.

En caso de que pueda tratarse de botulismo lo más recomendable en estas ocasiones suele ser la retirada del mayor número de cadáveres y proceder a su incineración para evitar que la enfermedad pueda extenderse. También la recogida de aves afectadas pero todavía vivas, para que puedan ser tratadas y recuperadas en el centro de recuperación de especies protegidas.

El botulismo aviar esta relacionado con una forma de envenenamiento por alimentos que las aves desarrollan al ingerir una toxina neuroparalizante producida por la bacteria clostridium botulinum, que impide la respuesta muscular del organismo. La avifauna afectada por esta toxina suelen presentar síntomas tales como la parálisis con incapacidad para volar, sumergirse, caminar y mantener el cuello erguido, sobreviniéndoles la muerte por ahogamiento si está en el agua o por paro respiratorio.

La aparición de la bacteria suele coincidir durante los meses estivales, momento en el que se dan las condiciones de temperatura o del estado del agua que le permite desarrollarse, puesto que, puede permanecer en estado vegetativo y latente durante varios años en el interior de los vasos lagunares.

Que se tenga conocimiento sería el primer caso conocido de botulismo en toda la red de las lagunas de la campiña de Baena; Rincón del Muerto, Quinta, Casasola, Cortijo Viejo, la Roa y Butaguillos, que actualmente no tienen ninguna figura jurídica de protección, solo las dos primeras aparecen en el Inventario Andaluz de Humedales.