Veneno

Ecologistas en Acción analiza en un informe la situación del uso del veneno en España. El trabajo concluye que la situación es alarmante, por lo que se exigen planes coordinados y medidas contundentes por parte de las Administraciones.

Miguel Ángel Hernández Soria, biólogo y representante de Ecologistas en Acción en el Programa Antídoto. El Ecologista nº 62

Ecologistas en Acción ha realizado el informe Casos Graves de Envenenamiento de Fauna Silvestre en España, en el que se recogen y analizan 42 episodios de envenenamiento acaecidos entre enero de 2006 y abril de 2009, seleccionados por su notoriedad y publicidad.

El informe se presentó y debatió en el V Seminario del Programa Antídoto, celebrado en mayo de 2009 en Córdoba, bajo el título “Uso ilegal de venenos en España: balance y nuevas estrategias” con la organización de Ecologistas en Acción. El seminario reunió a expertos y técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, de ocho Comunidades Autónomas (Andalucía, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y Madrid), científicos, asociaciones ecologistas del Programa Antídoto (Ecologistas en Acción, FAPAS, GREFA, FCQ, FCBN, SECEM, SEO-Birdlife y WWF-España) y personas interesadas en la lucha contra el veneno.

El informe es una radiografía de la situación actual del problema del veneno en España. Refleja sus gravísimos efectos sobre la fauna, en particular sobre las especies más amenazadas, y pone de manifiesto la extensión y la intensidad que el problema tiene en el medio natural.

Graves daños a las especies amenazadas

En los 42 casos estudiados se han registrado un mínimo de 468 animales afectados, lo que implica un promedio de 11 animales por caso. La especie con mayor número de intoxicaciones es el buitre leonado, con 243.

Entre las especies que más sufren el problema del veneno están las más amenazadas y emblemáticas de nuestra fauna como el oso (4 casos), el buitre negro (21) y el águila imperial ibérica (5). También son afectadas el quebrantahuesos, lobo, lince ibérico, águila-azor perdicera y cigüeña negra. Para otras especies el veneno está siendo un factor determinante que las está conduciendo a una situación de peligro de extinción, como es el caso del alimoche (20 casos) y el milano real (42).

Los casos registrados en este informe son la punta del iceberg del problema del uso del veneno en el medio natural en España. Dado que los expertos estiman que los animales intoxicados que se detectan representan entre un 5 y un 15% del total real, Ecologistas en Acción calcula que el número de animales protegidos muertos en los últimos 15 años puede superar los 70.000 y el número total de animales envenenados puede superar con facilidad los 200.000 en ese mismo periodo de tiempo.

Un mal muy extendido

El mapa del veneno indica que su empleo está muy extendido en España, no hay ninguna Comunidad Autónoma libre de su uso. Aparece en todas ellas y con todo tipo de problemáticas asociadas a la eliminación de animales que se consideran dañinos o molestos, principalmente a la caza, a la ganadería o a la agricultura. No obstante, se observan ciertas tendencias, no excluyentes entre sí, según zonas.

El uso del veneno relacionado con la caza es más habitual en Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Murcia, Valencia, Cataluña, Baleares y Canarias. También aparece esta casuística en amplias zonas de Castilla y León, Aragón y Navarra.

Relacionado con problemas ganaderos, el veneno aparece más en zonas montañosas de la Cordillera Cantábrica, Pirineos y Sistema Ibérico. También destaca su uso por este motivo en zonas ganaderas del sur de Castilla-La Mancha y del este y sur de Andalucía (serranías de Cazorla y de Ronda especialmente). El uso asociado a la persecución de plagas agrícolas se centra singularmente en Castilla y León donde se ha autorizado el uso de veneno para matar topillos.

De los 42 casos registrados en el informe casi la mitad, 20, se acumulan en tres Comunidades Autónomas, Castilla y León, Andalucía y Castilla-La Mancha. Desde el punto de vista del número de animales afectados, destacan las altas mortalidades por caso que se dan en Castilla y León y Aragón. En estas zonas, donde se han encontrado 256 de los 468 animales afectados, sin duda, la presencia de importantes poblaciones de carroñeras y milanos inducen a que los efectos del veneno sean más dañinos y numéricamente más espectaculares.

Dado que no todas las Comunidades Autónomas disponen de información actualizada sobre el veneno, algunas de ellas se ven infravaloradas en el informe. Comunidades Autónomas donde el problema del veneno es más grave de lo que refleja este informe son, por ejemplo, Extremadura, Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia o La Rioja.

Actuaciones insuficientes

Desde que en el año 2004 se aprueba la Estrategia Nacional contra el Uso Ilegal de Cebos Envenenados, sólo tres Comunidades han aprobado Estrategias o Planes Regionales (Andalucía, Castilla-La Mancha y Aragón). De ellas, sólo Andalucía desarrolla una actuación planificada y constante contra el veneno. El hecho es que la mayor parte de las Comunidades Autónomas no disponen o no aplican planes o estrategias regionales, por lo que carecen de la planificación, los medios, la coordinación y los protocolos específicos de actuación necesarios para articular eficazmente la lucha contra el veneno.

Sobre esta situación general en las Administraciones autonómicas tiene una determinante y negativa incidencia el escaso desarrollo y promoción que ha tenido la Estrategia Nacional, a la que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino no ha dotado apenas de medios humanos ni económicos.

Impulsar la lucha contra el veneno

Dado que el uso del veneno en España sigue estando muy extendido y viene mostrando unas consecuencias muy graves sobre la fauna silvestre, resulta perentorio impulsar las acciones de lucha contra el veneno, tanto a escala autonómica como dentro de la Estrategia Nacional. Sólo intensificando la lucha contra el veneno y manteniéndola en el tiempo existe alguna posibilidad de reducir este grave problema de conservación.

Propuestas contra el veneno
Entre las propuestas que hace Ecologistas en Acción para impulsar la necesaria lucha contra el veneno se encuentran:
- Aprobación inmediata de planes o estrategias regionales de lucha contra el uso del veneno en las CC AA que no disponen de ellas.
- El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino debe impulsar la Estrategia Nacional dotándola de medios económicos, asumiendo la coordinación de actuaciones con las CC AA y creando un registro nacional de casos que se mantenga actualizado y accesible.
- Es necesaria mayor implicación de la Administración de Justicia. Jueces, fiscales y agentes de policía judicial deben formarse y asumir esta prioridad, a la vez que facilitar la coordinación con las CC AA.
- Es urgente una mayor intensidad y especialización en la vigilancia y persecución del uso del veneno. Hay que extender el uso de patrullas caninas y de equipos de investigación especializados a todas las provincias.
- Entre las medidas preventivas las más eficaces a aplicar allí donde hay evidencias o indicios de uso de veneno son las suspensiones de la actividad cinegética, ganadera o agrícola, así como la retirada de ayudas. A las medidas anteriores se deben añadir la aplicación de condenas penales y de sanciones administrativas.



Visitantes conectados: 487