Centenares de televisores viejos en el margen del río Cúa

Ecologistas en Acción se ha dirigido al SEPRONA, a la Confederación Miño-Sil, al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Cacabelos, para denunciar el vertido incontrolado de cientos de televisores en el dominio público del río Cúa en Villabuena (Cacabelos) y pedir su retirada inmediata.

El vertido se ha producido en el tramo de río en el que la CH Miño-Sil estuvo realizando recientemente labores de restauración ambiental, a cuyo término, calculamos, fueron arrojados estos residuos electrónicos.

Los televisores, todos ellos con tubos de rayos catódicos, contienen numerosos compuestos muy tóxicos para el medio ambiente y por tanto peligrosos para la salud humana. Entre ellos cabe citar el plomo, el cobre, el estaño, el arsénico, el bromo, el fósforo, el cadmio y el mercurio, en forma metálica o en forma de compuesto químico. La presencia de estos metales pesados es más frecuente en aparatos antiguos que en los modernos sujetos a nuevas normas.

Todos los televisores presentan roturas en los tubos de rayos catódicos y en las pantallas y lámparas, de manera que las sustancias tóxicas y peligrosas han sido liberadas al medio ambiente, con especial riesgo para el medio acuático al encontrarse en zonas susceptibles de inundación en caso de crecidas, -como las experimentadas el pasado año y a principios de éste-

Se estima que un televisor mal gestionado podría contaminar hasta 80.000 litros de agua (un televisor puede contener más de 3 Kg de plomo, por ejemplo)

Tras la desaparición de la televisión analógica, era previsible un incremento de los residuos procedentes de televisores anticuados, casi todos ellos portadores de tubos de rayos catódicos. Parece que a Quilós y Villabuena les ha tocado la peor parte de este fenómeno, como es convertirse en un vertedero ilegal de residuos peligrosos y fuera de control. La consecuencia de esta ingente acumulación de televisores viejos puede ser la contaminación aguas abajo del río Cúa, con sus zonas de baño y las aguas de riego.

La situación denunciada debería corregirse de inmediato en aplicación de la normativa que regula la gestión de los residuos peligrosos procedentes de aparatos eléctricos y electrónicos, de la Ley de Aguas y demás legislación medioambiental.
Por otro lado, hay que señalar que esta zona del río se viene utilizando por parte de numerosas personas como vertedero incontrolado de todo tipo de residuos ante la aquiescencia del Ayuntamiento de Cacabelos, que lejos de impedirlo , como es su obligación, también colabora arrojando escombros, restos de poda, etc., … lo que sin duda ha animado a depositar los televisores.