En apoyo de la Huelga General

Carta abierta a los sindicatos convocantes

Ecologistas en Acción. Revista El Ecologista nº 66

Ecologistas en Acción quiere felicitar a las organizaciones sindicales por la decisión de convocar a la huelga general el 29 de septiembre próximo. Consideramos que es una herramienta de lucha fundamental en la actual coyuntura de pérdida de derechos y recursos por parte de las clases más populares en manos de las más enriquecidas.

El éxito de dicha convocatoria es fundamental para todo el movimiento social español y europeo. Un resultado de la huelga como el obtenido tras el reciente paro de funcionari@s nos dejaría con pocos argumentos frente a esta oleada regresiva. En cambio, una capacidad de respuesta como la del Metro de Madrid nos sitúa con posibilidades de pararla.

Para que esto ocurra entendemos que es clave implicar a los movimientos sociales no sólo en la participación ese día sino, sobre todo, en mover la convocatoria de huelga. Consideramos que la movilización ganará en legitimidad y capacidad de movilización si muchas organizaciones la hacemos nuestra y la sentimos como tal.

Hay que tener en cuenta que los movimientos sociales hemos demostrado una importante capacidad de movilización y organización en los últimos años. Así lo ejemplifican las protestas contra la UE y sus medidas anticrisis durante el último semestre de presidencia española, sobre todo durante la cumbre UE-América Latina y Caribe del pasado mayo en Madrid.

Desde Ecologistas en Acción entendemos que el eje básico de la movilización debe ser el recorte de derechos laborales que el Gobierno central está intentado poner en marcha. Sin embargo, consideramos que ayudaría mucho a la movilización el incluir otra serie de temas, de manera secundaria, que vinculasen a las múltiples sensibilidades que existen en los movimientos sociales. Entre los que nos parecen fundamentales, destacan:

  • No olvidar que vivimos una crisis ambiental como nunca antes lo había hecho la humanidad. Una crisis ambiental cuyo principal exponente, pero ni mucho menos el único, es el cambio climático. Las alternativas que planteemos para salir de la crisis no pueden obviar este tema central del momento histórico que vivimos. Así, desde nuestro punto de vista, deben pivotar sobre la articulación de un nuevo modelo productivo sostenible, que deberá ser bajo en carbono. Un modelo que se centre en la satisfacción de las necesidades humanas en paz con el planeta, y no en la maximización del beneficio.
  • Dar una visión global de la situación de la humanidad. Entender que las soluciones que propongamos a la crisis deben considerar al conjunto de habitantes del planeta, a las relaciones centro-periferia, y no sólo concernir a las personas que habitan en nuestro Estado o en Europa.
  • Hacer énfasis en la importancia fundamental de, al menos, poner importantes límites a la economía financiera. Una economía que no sólo ha estado en el epicentro del origen de esta crisis económica, sino que también lo está en la crisis socioambiental más profunda y grave que vivimos.

Del mismo modo también es importante que el lema con el que los sindicatos llamen a la movilización pueda aglutinar las distintas sensibilidades presentes en los movimientos sociales. En ese sentido consideramos un acierto que el lema con el que UGT y CCOO están empezando a movilizar no sea el que ha adoptado la CES a nivel europeo, pues coloca al crecimiento en primer término como elemento para salir de la crisis. Aunque no podemos dejar de sentirnos incómod@s con la inclusión del crecimiento en el manifiesto de convocatoria, que consideramos un error. El crecimiento como fin último, lejos de ser la solución a la crisis socioambiental actual, la va a agravar, ya que se basa inevitablemente en la explotación de las personas y del entorno.

En definitiva, Ecologistas en Acción quiere transmitir a los sindicatos la importancia del esfuerzo por implicar a los distintos movimientos sociales en la movilización hacia el 29 de septiembre, tanto desde los contenidos que se transmitan, como desde las herramientas que se utilicen para organizar la movilización.

Cinco razones

Cándido Méndez, Secretario General de UGT

13 de julio de 2010

La huelga general convocada para el próximo 29 de septiembre se sustenta en claros motivos:

  • Se han aprobado mediante decreto-ley y con escaso debate en el Parlamento, medidas que facilitan y abaratan el despido en un país que cuenta con la tasa de paro entre las más elevadas de la Unión Europea. Todo un contrasentido.
  • En lugar de reducir la elevadísima precariedad, ésta se facilita más al ampliar indebidamente el campo de actuación de las Empresas de Trabajo Temporal.
  • La modificación unilateral debilita la negociación colectiva, que es fundamental en nuestro sistema de relaciones laborales.
  • Se han congelado las pensiones, cargando los efectos de la crisis sobre uno de los sectores más vulnerables y que no tiene ninguna responsabilidad en la causa que la ha generado.
  • El recorte en las retribuciones de los empleados públicos es profundamente antisocial, injusto y contribuirá, como las otras medidas descritas, a desalentar el consumo, que es fundamental para estimular la economía y evitar la recesión.
Sobran los motivos

Ignacio Fernández Toxo, Secretario General de CC OO

15 de julio de 2010

El 29 de septiembre tendrá lugar una huelga general contra la reforma laboral, el plan de ajuste del Gobierno y el recorte generalizado de derechos sociales y laborales. Los sindicatos sabemos mejor que nadie que la huelga general es una respuesta excepcional a la que recurrir en muy contadas ocasiones. Así lo hemos demostrado en los últimos 33 años, con la convocatoria de 4 huelgas generales de 24 horas y una de media jornada.

La convocatoria de huelga general para el 29 de septiembre es la salida más digna y necesaria en la actual situación. No hay que improvisar ningún discurso radical ni imaginar agresiones a los derechos de los trabajadores. Basta con leer el BOE y hacer balance:

  • Se congelan las pensiones y se recortan los salarios de los empleados públicos, por primera vez en los últimos 33 años.
  • Se elimina la retroactividad de la ayuda a la dependencia, uno de los pilares de política social más publicitados por el gobierno en su primer mandato.
  • Se aprueba una reforma laboral, atendiendo a las exigencias empresariales, y se hace más fácil y barato el despido, debilitando la tutela judicial.
  • Se cuestiona la eficacia del convenio colectivo de ámbito superior al de la empresa y se le da más poder al empresario.
  • Se renuncia a combatir la dualidad del mercado de trabajo y se sigue incentivando la temporalidad.
  • Se da luz verde a las agencias privadas de colocación para intervenir en las Administraciones Públicas.
  • Se anuncia un nuevo ataque al sistema público de pensiones.
Tod@s a la calle

Jacinto Ceacero, Secretario General de CGT

21 de julio de 2010

La CGT convoca Huelga General el 29 de septiembre de 2010 contra el paro, la precariedad y la exclusión social, para defender las libertades y derechos laborales, sociales, económicos y medioambientales de todos los trabajadores y trabajadoras y de todas las clases populares frente a las agresiones y recortes que estamos sufriendo por las políticas antisociales del Gobierno. Estas políticas sólo responden a los intereses de la banca, la especulación financiera e inmobiliaria, los mercados, el capital, la patronal, la UE, el FMI y las institucionales políticas internacionales.

Huelga General para derogar la nueva reforma laboral, el plan de ajuste para reducir el déficit público, la próxima reforma del sistema de pensiones... para que la crisis económica la paguen los que la han provocado, es decir, los ricos, los banqueros y los políticos.

Huelga General contra el sistema capitalista que únicamente piensa en obtener beneficios pasando por encima de la calidad de vida de las personas y de la propia continuidad de la vida en el planeta.

Para CGT ese día es sólo el inicio de un proceso de movilización laboral y social continuada hasta sentar las bases de un nuevo modelo de sociedad. Un nuevo modelo productivo basado en la satisfacción de las necesidades de las personas, en la solidaridad, en la igualdad, en la autogestión, la libertad, en la justicia social. Un nuevo modelo que contemple la armonía de nuestra vida con el planeta, que no busque la explotación de las personas y de los recursos naturales. Un modelo planteado con una dimensión global, internacionalista, que abarque a toda la humanidad, a todos los trabajadores y trabajadoras del mundo.


La huelga de Metro de Madrid

Mar Gil, Armando Ojanguren, José García Cea, trabajadores de Metro

24 de julio de 2010

A continuación se resumen algunas de las razones que explican la contundente respuesta que los trabajadores/as de Metro de Madrid dieron ante el Gobierno de la Comunidad de Madrid en su ataque al convenio colectivo vigente hasta el año 2012.

Como trabajadoras/es de Metro, sinceramente, que nos quiten el 5% de nuestro salario no nos destroza la vida. Y si fuera para repartir la riqueza de forma justa con las personas más necesitadas, incluso nos la alegraría. Pero no nos engañemos: por lo que hacemos huelga es para defender el derecho a que se respeten y se cumplan los acuerdos y los convenios. ¿Se imaginan un mundo donde el empresariado pueda, por cualquier causa, incumplir la parte del convenio que le interese de manera unilateral, y en cambio, el/la trabajador/a, le guste o no, esté obligado a cumplirlo a rajatabla, bajo amenaza de sanción?

¿Somos insolidari@s? Mientras los bancos perciben miles de millones para salvarse de la crisis que ellos mismos han provocado, mientras se elimina el impuesto de patrimonio para favorecer a los más ricos… Es cierto que frente a todo este panorama sí somos insolidari@s. La deuda que la pague quien se ha beneficiado al generarla.

¿Privilegiados? Quieren hacernos creer que es un privilegio tener un trabajo fijo y seguro, algo a lo que deberían tener derecho todas/os las/los trabajadoras/es.

¿Huelguistas salvajes? Lo que no dicen es que si hacemos uso de nuestro derecho constitucional de ir a la huelga se nos amenaza con la sanción y el despido, ya que la imposición de unos servicios mínimos abusivos nos lo impide. Por esto también nos estamos movilizando: por la defensa de uno de nuestros derechos fundamentales, de todas/os nosotras/os: el derecho a la huelga.