Huelga general: gran éxito de capacidad de movilización social

Por encima de las cifras de seguimiento del paro, Ecologistas en Acción califica la importante capacidad de movilización ciudadana como el mayor éxito de la huelga general del 29-S.

Desde que se inició la crisis financiera actual, los sindicatos y los movimientos sociales no había sido capaces de responder a las políticas neoliberales que se han estado implantado por parte de los distintos gobiernos. Ayer, 29 de septiembre de 2010, esto terminó.

Ecologistas en Acción considera que el mayor éxito de la huelga ha sido la fuerte capacidad de movilización exhibida por las organizaciones convocantes. Multitud de piquetes en distintos formatos llenaron las calles desde la madrugada hasta mediodía. Fue imposible no ver desde los más clásicos para paralizar el transporte o los grandes centros de distribución, hasta nuevas maneras para visibilizar la huelga como piquetes en bicicleta u okupaciones de sucursales bancarias vacías.

Al final del día, el balance de las concurridas manifestacinones mostró un claro rechazo popular a las medidas del Gobierno. Si la huelga no pudo ser realizada por una parte importante de los/as trabajadores/as más precarizados/as, su protesta contra los recortes de derechos sí se expresó claramente al terminar la jornada. Además de las decenas de miles (o centenas, dependiendo de las ciudades) de personas de las manifestaciones principales, también se realizaron en paralelo otras con fuerte afluencia.

Ecologistas en Acción destaca que esta movilización ha sido combativa, dejando una huella clara en el centro de las principales ciudades y en los barrios más populares. Los sindicatos y movimientos sociales han mostrado su capacidad de seguir la senda de las movilizaciones en Grecia o de Francia en defensa de un mundo más justo y sostenible.

Un triste indicador de la capacidad de acción social ha sido el elevado número de detenciones que se ha producido, que se acerca a la centena, entre ellas al menos cuatro personas de Ecologistas en Acción. Durante toda la jornada la actuación policial fue abusiva e indiscriminada. Por ejemplo, en Madrid se produjo la retención durante horas, en varios puntos simultáneamente, de ciclistas por el simple hecho de circular por las calles llamando a la huelga. Una retención que además fue acompañada de dos detenciones y de cargas policiales.