La “Q” de calidad a la playa de Sanlúcar, esconde deficiencias

La concesión de la Q de calidad turística a la playa de Sanlúcar, anunciado hace días, tanto por la Alcaldesa de la ciudad, como por la Delegada de Playa y Medio Ambiente, no deja de sorprender, cuando de todos son conocidos los graves problemas medio ambientales que afectan a nuestro litoral. Desde vertidos de aguas fecales, casi todo el año, a través de los aliviaderos, en teoría, para aguas pluviales de la Calzada de la Infanta o del Salto del Grillo; o el deficiente funcionamiento de la Depuradora, según se puede deducir de los datos facilitados por la propia Consejería de Medio Ambiente, que de 24 muestras tomadas durante todo el 2009, 20 se calificarían como malas o muy malas. Es decir, no cumplen con las reducciones de Demanda Biológica de Oxígeno, Demanda Química, o Sólidos en suspensión, que exige el Real Decreto (R.D. 509/1996. BOE de 29 de marzo de 1996), sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas y sus vertidos.

Tal es la gravedad de la situación que Ecologistas en Acción, dentro de su campaña de protección y denuncia de la situación del litoral, le tuvo que otorgar este año 2010 una Bandera Negra, el más negativo de sus galardones.

A ello habría que sumarle una zona intermareal, las arenas mojadas, en muchos tramos contaminadas por materiales de todo tipo: restos de obras, piedras artificiales, cascotes, etc.; que parecen que nunca se van a retirar.

La Q de calidad, entendemos, que es un intento de maquillar esta realidad, queriendo hacer pasar por óptimo, lo que todos percibimos claramente como deficiente. Máxime, cuando en el informe que acompaña a tal “distintivo”, se le da a la calidad ambiental de la playa una puntuación de 9,3, sobre 10, o cuando se valora como positivo la recogida selectiva de residuos en la playa, algo que brilla por su ausencia, puesto que sólo existen papeleras comunes para todos los residuos.

Desde Ecologistas en Acción exigimos, como venimos haciendo desde años, que se aborden con urgencia las obras que eviten los vertidos contaminantes a la playa, como la proyectada construcción de un “tanque de tormentas” en la Calzada de la Infanta, que se controle a la concesionaria de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), para que los parámetros de depuración cumplan con lo establecido por la legislación; o que se acometa una limpieza integral de todo el litoral, que contemple también la zona intermareal.

Para nosotros sería una gran satisfacción no tener que conceder más Banderas ni Puntos Negros a nuestro litoral, seguro entonces, de que la calidad ambiental de las playas serían percibidas y disfrutadas por todos.

Noticia relacionada.: Izada de bandera negra por vertidos residuales