Impugnado el Reglamento del Consejo Social de Córdoba

El Gobierno de Rosa Aguilar ha cercenado el derecho legal de las organizaciones ecologistas y del resto de organizaciones sociales de participar en el Consejo Social de la ciudad. Tras un largo proceso donde hemos intentado ser recibidos por las autoridades municipales, sin obtener resultado alguno, nos vemos obligados a la impugnación del Reglamento del Consejo Social.

La perspectiva de la sostenibilidad, la perspectiva de genero, de los mayores, etc debe estar presente en los informes del Consejo Social, no puede ser eliminada con este reglamento.

El artículo 131 de la Ley 57/2003 de 16 de diciembre de Medidas para la Modernización del gobierno local crea la figura del Consejo Social de la Ciudad, indicando que estará integrado por representantes de las organizaciones económicas, sociales, profesionales y de vecinos.

En el Ayuntamiento de Córdoba el proyecto de configuración de este nuevo organismo ciudadano está dominado por las organizaciones económicas, con una abrumadora representación de empresarios y sindicatos. Este planteamiento distorsiona claramente el espíritu de participación abierta ciudadana que plantea la ley.

En base a lo anterior impugnamos este reglamento:

1. No está equilibrada la distribución de vocales entre los 4 tipos de organizaciones que señala la Ley 57/2003 en su articulo 131. Así la representación de las organizaciones económicas es: 6 miembros de las organizaciones empresariales, 6 miembros de las organizaciones sindicales, 1 Miembro propuesto por la Caja de Ahorro y 1 miembro de la Economía social. Lo cual supone que la representación de las organizaciones económicas, sin tener en cuenta algún miembro más de los designados directamente por el Ayuntamiento, representa el 58% de la composición del Consejo Social. Si nos atenemos al artículo 131 la representación de las organizaciones económicas debería rondar el 25%, de forma que la representación designada en el reglamento excede con mucho los criterios de equidad.

2. Entendemos que como se ha hecho en otros ayuntamientos españoles el movimiento social debe estar representado, contando el Consejo Social de Córdoba con representantes de del movimiento ecologista, del movimiento en defensa de los derechos de las mujeres, del movimiento en defensa de los mayores, de defensores de los consumidores, etc.